La victoria ante el Sporting mantiene alguna esperanza de permanencia

SD Huesca Sporting Gijón partido Alcoraz

La SD Huesca conseguía este sábado una sufrida victoria ante el Sporting de Gijón (2-1), que le da todavía opciones de luchar por la permanencia y soñar con el milagro. Hubo que sufrir mucho para conseguir los tres puntos y el gol que daba alas al equipo para seguir soñando y que llegó en los últimos minutos, obra de Tariq. La afición animó hasta el final consciente de todo lo que se jugaba el equipo que ahora sigue obligado a ganar los dos encuentros que quedan y esperar. El triunfo del Mirandés sigue dejando la salvación a cinco puntos, a falta de dos jornadas.

Audio sin título
Audio sin título

D’Alessandro presentó novedades con Miguel y Novo en el once. El equipo salió atenazado y el fuerte viento que hizo durante toda la tarde incomodaba mucho el juego. De nuevo hubo que remontar, como en Córdoba, y el tanto de Muñiz fue un jarro de agua fría para el Huesca que dispuso de ocasiones clarísimas que volvía a fallar una y otra vez.

Se la jugaron los azulgrana que sabían que empatar antes del descanso sería clave y el tanto llegó en el descuento con un gol ‘olímpico’ de Pacheco que hacía estallar el Alcoraz porque el 1-1 al descanso devolvía la esperanza.

En la segunda parte, el Sporting no encontró el camino de la portería de Zabal y el Huesca era un querer y no poder, como en otras ocasiones. Pasaban los minutos y seguían los fallos ante la portería rival y eso hacia que el desánimo y la desesperación se adueñaran de la grada.

Pero igual que el fútbol le había robado puntos al Huesca al final, en esta ocasión se los dio. Un gran pase de Larena a Tariq en los últimos instantes lo dejaba solo ante Cuellar al que batía por bajo haciendo el 2-1 y llevaba el delirio a los aficionados. Un gol que puede tener su peso en oro de cara a las dos jornadas que restan.

Luis Helguera aseguraba tras finalizar el encuentro que este resultado es “un soplo de aire” aunque recordaba que “quedan todavía dos finales”, la primera de ellas la próxima semana ante Xerez, que pese a su situación en la tabla vendrá a ganar.

Nacho Zabal reconocía que “hacía falta una alegría como esta después de tantos golpes” y se mostraba optimista al afirmar que el equipo conseguirá ganar los partidos que quedan, porque “a nadie le interesa bajar y vamos a luchar para conseguirlo”.

Comentarios