Francisco Burillo habla en el Campus de Huesca de la producción de vino celtibérica

Este viernes se clausura el ciclo de conferencias que se ha realizado con motivo del Master de Museos del Campus de Huesca. En esta ocasión el encargado de cerrar el ciclo, este viernes a las 19 horas, será el Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, Francisco Burillo. Hablará sobre la producción de vino en la época celtibérica y el museo que lo interpreta en Calatayud.

Francisco Burillo dirige desde 1988 la investigación arqueológica en la ciudad celtibérica de Segeda, ubicada en la depresión del río Perejiles, entre los términos de Mara y Belmonte de Gracián, en las proximidades de Calatayud. Las excavaciones están dando lugar a un proyecto de turismo educativo y cultural que pretende dinamizar el entorno. Distintas iniciativas de “arqueología experimental”, se han puesto en marcha en esa zona del Sistema Ibérico Central zaragozano, dentro del llamado Proyecto Segeda, que reeditan e interpretan las técnicas celtibéricas, por ejemplo en la elaboración de cerámica, la fundición de hierro, la construcción en adobe o la producción de vino.

En las excavaciones realizadas en 2004 en esa localidad se descubrió una vivienda, al parecer de un terrateniente, de dos plantas de unos 90 metros cuadrados con un lagar de yeso en una de sus habitaciones. Junto a la conservación in situ del mismo se ha construido uno similar en el espacio interpretativo denominado “Segeda Nova”. Siguiendo las técnicas constructivas de época celtibérica -muros de adobes, revocados y encalados en su interior, y suelo de yeso- se levantó un edificio para albergar el lagar y una bodega. En ellas, desde 2009, se elabora vino “al modo celtibérico”. No faltan las reproducciones fidedignas de vasijas de la época usadas para su consumo. Escolares participan cada año en el proceso de vendimia y pisado de la uva dentro del Programa Segeda Didáctica.

Comentarios