El primaveral día del Corpus en Monzón permite lucir un gran tapiz de flores

Una enorme alfombra de flores, en forma de abanico, ocupaba parte de la Plaza Mayor de Monzón. El tapiz se confeccionaba para celebrar el Día del Corpus Christi. Cientos de personas se congregaban ahí antes del mediodía, justo en el momento en que la procesión llegaba a la plaza. Les recibía la Banda Municipal La Lira, que interpretaba varias piezas.

Más de una decena de voluntarios se encargaban de confeccionar la alfombra desde las 6 de la mañana. Para ello utilizaban miles de pétalos de color rojo, rosa, amarillo y blanco, así como hierba y tierra. Desde la organización se mostraban muy satisfechos con la implicación de los montisonenses, que en los días previos, llevaban flores a las parroquias de la ciudad para colaborar con la realización del tapiz.

La procesión del Corpus Christi en Monzón arrancaba de la Iglesia de San Juan, donde previamente se realizaba una Eucaristía. Una vez llegaba a la Plaza Mayor, tenía lugar el acto más solemne, con una pequeña oración sobre la alfombra de flores, ante el altar que presidía el tapiz. Finalizada la vigilia, la comitiva se dirigía hacia la Catedral de Santa María, donde tenía lugar la Misa del Corpus.

En el trayecto, antes de llegar a Santa María, se pasaba por la casa de los “Curetas de Monzón”. En ese momento, la comitiva hacía una parada en silencio como recuerdo y cariño a estos sacerdotes, que serán beatificados el 13 de octubre en Tarragona.

Decenas de niños vestidos con el traje de comunión, acompañados por familiares y religiosos, participaban en la procesión, que se desarrollaba en una soleada mañana. El tiempo acompañaba, por lo que podía realizarse la alfombra de flores, ante el temor de los días previos, en los que el viento era el principal protagonista.