Los concejales del PAR en Torrente de Cinca justifican su marcha

En una carta distribuida en Torrente de Cinca los ediles del PAR, Emilio Nogués, Esther Gimeno y Santiago Ruíz (sólo queda Adolfo Navarro, pero suspendido) explican su decisión de abandonar sus cargos como concejales de su ayuntamiento.

Los motivos que les han llevado a tomar esta decisión son principalmente los siguientes: "No estamos dispuestos a participar, ni por activa ni por pasiva, en maniobras oscuras y tortuosas que, si bien, no son punibles judicialmente, están muy alejadas de los principios de la democracia. No queremos defraudar a nuestros votantes ni traicionar la confianza depositada en nuestras personas. Nos consta que existe entre ellos una sensación de perplejidad, desánimo y hasta de indignación a raíz de los acontecimientos acaecidos. Y finalmente por propia dignidad y por respeto a todas las personas que anteriormente han formado parte del grupo político del PAR en nuestro Ayuntamiento, pues, aunque nunca llegaron a formar parte del equipo de gobierno, su actitud fue siempre intachable y comprometida con su pueblo. Sería injusto por nuestra parte dilapidar y desacreditar este esfuerzo continuado durante años".

En los antecedentes recuerdan que es conocido por todos vosotros el cambio de presidencia que se produjo en la Comarca del Bajo/Baix Cinca a raíz de las últimas elecciones. Este cambio condicionó desde el principio la nueva legislatura que comenzaba en el Ayuntamiento. Su alcalde dejaba de ser Presidente, siendo la presidencia asumida por el PAR.

La posterior salida del equipo de gobierno de la Comarca de su cabeza de lista, Adolfo Navarro, y los posteriores comunicados vertidos a todos los medios de comunicación, rompió la unidad del grupo municipal. En diversas reuniones mantenidas con él le pidieron que dimitiera. Su respuesta fue siempre negativa y poco a poco la situación se fue deteriorando.

Frente a esta situación confusa y a todas luces insostenibles decidían, de común acuerdo y por unanimidad, dimitir de sus cargos de concejales del Ayuntamiento de Torrente de Cinca, siendo esta decisión irrevocable.