Dieciséis días de huelga de limpieza y sin previsión de acuerdo

Es el decimo sexto día de la huelga de las trabajadoras de limpieza del Servicio Aragonés de Salud y el colectivo continúa con las protestas y con la cuerda tensándose. Han denunciado a la inspección de trabajo presiones de los superiores y de las empresas. Son muchos días sin cobrar para algunas de ellas y están pensando tomar medidas más radicales como los encierros que ya se están llevando a cabo en Zaragoza.

Dos semanas de huelga supone unos 400 euros para algunas de las trabajadoras de limpieza. Es un esfuerzo económico importante y para apoyarles en el hospital de Barbastro se ha creado una “caja de resistencia”. Las trabajadoras de servicios mínimos aportan una cantidad que se reparte luego entre las que están en huelga, afirma Fátima Zamarreño, miembro del comité de huelga.

Se quejan de la falta de mediación del Gobierno de Aragón en este conflicto. Para Zamarreño, la presión que deben soportar los servicios mínimos es muy fuerte, “con el jefe azuzando para que se trabaje al 150%”. En Zaragoza también ha habido despidos y esto también mella en los ánimos.

La empresa no se ha puesto en contacto con el comité de huelga y no hay previsión de acuerdo a corto plazo.

El motivo de la huelga es el de hacer presión para que se mantenga su actual convenio. De no ser así, asegura Zamarrreño, podrán reducir plantilla, ampliar las horas de trabajo y rebajarnos casi a la mitad el sueldo.

Continúa de forma indefinida una huelga que afecta a un sector de 1.500 trabajadores en Aragón. Cada día las trabajadoras en huelga se suman a las que trabajan de servicios mínimos para hacer visible su protesta frente a los centros de trabajo.