Reconstrucción de los hechos: robo con intimidación en Huesca

Los robos con intimidación no tienen por qué ser prácticas realizadas por profesionales. Recientemente se daba el caso, en la ciudad de Huesca, de un menor sin antecedentes que, en menos de 48 horas, atracó a seis jóvenes a punta de navaja para robarles el teléfono móvil. A pesar de no estar fichado por la policía, sorprende la precipitación de los robos y la violencia verbal usada para intimidarlas.

Los seis atracos se producían la semana pasada y usando el mismo “modus operandi”. El ladrón elegía a una víctima por la calle cuando observaba su teléfono móvil, la seguía, con la cabeza y la cara tapada, y la amenazaba con un cuchillo de cocina.

Este proceso lo repitió al menos seis veces en tres días sucesivos, entre las nueve y media y diez de la noche, en la zona centro de Huesca.

Ninguno de los robos causó daños a las víctimas, pero uno de ellos sí se considera violento al estirar fuertemente del pelo a la chica.

Había varias parejas de agentes de la policía nacional alertadas y dieron con él cuando escapaba de su último robo.

Precisamente fijarse en la vestimenta es uno de los consejos que da la policía a las víctimas.

También avisar cuanto antes a la Comisaría y sobretodo no ofrecer resistencia.

Otros consejos son evitar exhibir artículos con cierto valor económico como puede ser un móvil, y usar programas de seguridad como la localización GPS o dispositivos de bloqueo del terminal. También estar vigilante ante personas sospechosas o no perder tiempo al llegar al portal.

A pesar de la detención, este joven de 17 años no tenía antecedentes y ha quedado en libertad con cargos.