El PSOE se queda solo en la DPH en su rechazo a la Ley de Lenguas

Pleno DPH Diputación Provincial de Huesca

El Partido Socialista en la Diputación Provincial de Huesca se quedaba solo en su rechazo a la Ley de Lenguas. PP y PAR votaban en contra de la moción presentada por el PSOE en el último pleno del ente provincial. Un pleno marcado por el intenso debate de esta moción y de la reforma de la Administración Local y por la despedida de Antonio Escalona, que renunciaba a su acta de diputado.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Los socialistas sacaban adelante solo con sus votos la petición de que se derogue la nueva Ley de lenguas de Aragón, “objeto de escarnio y burla generalizados en medios y redes sociales”, por buscar el enfrentamiento entre territorios a costa de las lenguas. Además, creen que se ha “arruinado la única posibilidad de pervivencia del aragonés”.

Partido Popular y Partido Aragonés votaban en contra de esta moción. Mientras los populares aseguraban que es una norma que respeta a todos los aragoneses y que con la anterior ley se creaba un problema donde no lo hay, los aragonesistas por su parte reconocían que la Ley de Lenguas debía haberse aprobado con mayor consenso, pero pese a ello se reconocen las lenguas y modalidades de la comunidad y se garantiza su pervivencia

Salía adelante también, aunque con los votos a favor de PSOE y PAR la moción de los socialistas contra la reforma de la Administración Local. El PP votaba en contra por entender que “no es el momento de bajarse del carro sino de seguir avanzando” y recordaba que todavía se pueden introducir modificaciones y hacer propuestas.

El PAR de nuevo apelaba a la negociación, el consenso y los acuerdos para poner en marcha una “necesaria” reforma de la Administración Local para hacerla más eficiente y para poner por delante las necesidades de los ciudadanos.

Por su parte, el PSOE apuntaba las importantes y desastrosas consecuencias de esta ley que, a su juicio, “huele a maniobra de castigo a los más débiles” y supone “la tercera desamortización de España”.

Por otra parte, aunque se votaba por puntos, era rechazada la moción del PP en la que se proponía ampliar el fondo de concertación con el remanente de 2012 para ayudar a los ayuntamientos más pequeños en vez de destinarlo a deuda. PSOE y PAR votaban en contra pero recordaban su apoyo a los pequeños ayuntamientos, aunque no con “soluciones temporales” como esta.

Los socialistas pedían a los populares que no se erijan como defensores de los pequeños ayuntamientos mientras que en otras administraciones están tomando decisiones que van en contra de estos.

Por su parte, el PP aseguraba que ampliando el plan incondicionado se da respuesta a la principal necesidad de los Ayuntamientos: el gasto corriente.