El Ministerio de Cultura sigue teniendo el dinero para restaurar el Salón del Tanto Monta

En estos días se conocía una sentencia de la Audiencia Nacional por la que se anula todo el proceso de licitación de las obras de restauración del alfarje mudéjar del Salón del Tanto Monta, y el Ministerio de Cultura debe comenzar todo este asunto de cero. Estos trabajos estaban presupuestados en 711.000 euros, pero el concurso para la licitación se complicó con toda una serie de enredos judiciales, con recursos y contra recursos, que llevaron a anular todo el proceso y a tener que empezarlo de cero. La buena noticia, tras la última sentencia conocida, es que, al parecer, se ha confirmado que todavía existe consignación económica para llevar a cabo estas obras.

Audio sin título
Audio sin título

La empresa excluida del proceso (que se adjudicó finalmente a In Situ, Conservación y Restauración S.L.) fue ARTYCO, S.L. porque se consideraba que jugaba con ventaja al haber sido la empresa que realizó en 2008 el “Estudio del alfarje policromado del Palacio Episcopal de Huesca”. Ahora, la sentencia dice que ese estudio debe ponerse a disposición de todas las empresas que concurran al concurso, para que todas jueguen con la misma ventaja.

Otra cuestión que preocupaba es si se mantendría la partida económica, de unos 700.000 euros, que el Ministerio de Cultura había destinado a esta cuestión. Parece ser que eso estaría confirmado.

Hay que recordar que en julio de 2010, el BOE publicó la licitación de la obra de restauración, y las ofertas se conocieron en octubre de ese año, adjudicándose semanas después. Una empresa que había presentado oferta presentó un recurso sobre el proceso de adjudicación, y el Ministerio lo tuvo en cuenta, a lo que respondió la empresa inicialmente adjudicataria con otro recurso que, finalmente, fue rechazado en los tribunales. Sin embargo, toda esta cuestión acabó en la Audiencia Nacional que ahora se ha pronunciado.

La restauración, que desde el principio estuvo plagada de numerosos problemas y retrasos, a los que se vinieron a sumar los otros recursos judiciales, debería haber sido una realidad desde 2004, con lo que ya acumula más de 9 años de retraso.