Ecologistas en Acción pide la retirada de un nocivo herbicida en los parques y jardines de Huesca

A pesar de ser un producto autorizado, la Unión Europea desaconseja el uso del glifosato, un potente herbicida desarrollado para la eliminación de hierbas y arbustos, que el Ayuntamiento de Huesca continúa usando para fumigar parques y jardines de la ciudad. Ecologistas en Acción se ha dirigido al consistorio para pedir que se prohíba este plaguicida en zonas de uso público, debido a su alto grado de toxicidad.   Recomiendan su sustitución por métodos no contaminantes, que no dañen la salud ni el medio ambiente, como por ejemplo los métodos mecánicos (desbrozadoras) y térmicos (quemadores) que aplican la mayoría de los países de la Unión Europea.   Este herbicida es muy utilizado en los campos de cultivo, aunque en los últimos años ha proliferado su uso para eliminar las malas hierbas en las cunetas de las carreteras y en espacios públicos como parques y jardines. Algo que la Unión Europea desaconseja, incluso en pequeñas cantidades.   En diciembre de 2008, la revista científica Chemical Research in Toxicology (Investigación Química en Toxicología) publicó un estudio en el que constató que el herbicida Roundup®, cuyo principio activo es el glifosato, es letal para las células humanas.   Según el trabajo, “a dosis muy por debajo de las recomendadas para su utilización estimulan la muerte de las células de embriones humanos, lo que podría provocar malformaciones, abortos, problemas hormonales, genitales o de reproducción, además de distintos tipos de cánceres”.  Desde el Parlamente Europeo se estableció en 2009 la directiva marco para el uso sostenible de los plaguicidas. Dicha directiva expresa que “En lugares, como parques y jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, áreas escolares y de juego infantil, así como en las inmediaciones de centros de asistencia sanitaria, los riesgos derivados de la exposición a los plaguicidas son grandes. En esos lugares debe minimizarse o prohibirse su utilización”.