La nieve que hay en el Pirineo sigue siendo excepcional para un mes de junio

El fuerte calor esperado para el fin de semana provocará aludes de nieve húmeda que podrían ser de tamaño considerable

Todavía hay mucha nieve por fundir por encima de los 2.200m Para las próximas semanas habrá que tomar precauciones para evolucionar a pie por la GR-11, pues a primeros de julio podría tener la nieve de un mes de mayo. El invierno ha durado hasta este pasado fin de semana que volvió a nevar y hay que extremar la precaución ya que el riesgo de aludes sigue presente.

La meteo que viene informa que los espesores son más propios de Abril. Podemos calzar esquís a 1.800-2.100m según las orientaciones. En Respomuso tienen 120cm y 90cm en la Renclusa.

Estabilidad del manto nivoso: Coladas por encima de 2.300m a partir del mediodía

El fuerte calor esperado para el fin de semana provocará aludes de nieve húmeda que podrían ser de tamaño considerable. Podrán caer de forma espontánea en cualquier pendiente de más de 35-40 grados. Estos aludes podrían ser particularmente grandes en las laderas norte, que guardan espesores enormes y en los que los 40 grados de inclinación crítica de algunas de esas pendientes pueden hacerse venir abajo a toda una ladera, con el sol tan vertical de junio.

Laderas norte verticales como las de las sierras de Telera o Sabocos purgarán este fin de semana, poco recomendable para corredores y canales, salvo quizás los orientados al oeste (Estasen) y a gran altura, donde el calor será menor y la orientación de tarde los mantendrá en sombra hasta el mediodía.

De todas formas, cada grupo deberá ir viendo cómo se comporta la nieve sobre la que progresan en cada momento del día y actuar en consecuencia.

La actividad de esquí de montaña el fin de semana debería realizarse, idealmente, entre las 5 y las 14 horas, al esperarse tormentas ambas tardes.