Miguel Gracia: "no se puede actuar en contra de los intereses de las parroquias"

La decisión por parte del Gobierno de Aragón de solicitar a los obispados de Huesca y Barbastro-Monzón la propiedad de los bienes depositados en el Museo de Lérida o la cesión de las acciones que correspondan en derecho para reclamar su devolución no es tan fácil como parece. Algunos alcaldes afectados destacan que es la Santa Sede quien debería aprobar ese cambio de propiedad.

Miguel Gracia, alcalde de Arén, una de las parroquias con bienes emigrados, señala que es una situación complicada. El anterior ejecutivo autónomo ya pidió la representación y el obispado dijo que sería quien iba a realizar el proceso conveniente, aunque se falló en su contra.

Considera que hay que dejar claro si lo que está pidiendo es la propiedad o como ya hizo el anterior gobierno la representación para poder iniciar un proceso para el retorno de los bienes. Lo que tiene claro es que "no se puede actuar en contra de los intereses de las parroquias".

Cabe recordar que concretamente el Consejo de Gobierno acordaba solicitar al Obispado de Barbastro-Monzón la cesión de la propiedad o de los derechos sobre los 110 bienes de sus parroquias depositados en el Museo de Lérida (24 bienes de interés cultural y 86 bienes inventariados).

Por su parte, el obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, considera que es muy difícil dar la propiedad de las piezas al Gobierno de Aragón. De momento se están estudiando los informes para tomar una decisión.

Además solicita al Obispado de Huesca los derechos sobre el Frontal del altar de El Salvador de la iglesia de Berbegal, la Portada procedente de El Tormillo (Peralta de Alcofea) y la tabla de San Pedro y la Crucifixión, procedente de Aragón y depositada también en el Museo de Lérida.