La SD Huesca presenta su plan de futuro con el objetivo de ascender

Raúl Ojeda Fernando Losfablos Petón

La SD Huesca ha analizado la situación tras el descenso y los planes de futuro para la próxima temporada que pasan por recuperar la 2ª División. No debe ser una obsesión, pero sí un objetivo. Para ello se trabaja ya con los pies en el suelo y con el dolor todavía de la categoría perdida tras cinco años que son difíciles de olvidar. El club quiere un año de felicidad y que los aficionados vuelvan a disfrutar cada jornada en el Alcoraz con un Huesca ganador y que la tristeza se convierta en alegría.

El descenso se ha producido con una base sólida en la gestión y en lo económico y por lo tanto en este aspecto la SD Huesca tiene capacidad para intentar hacer un buen equipo de 2ª B, para intentar ascender a 2ª División. El presupuesto estará sobre el 1,5 millones de euros, un 60% menos que esta campaña.

En el balance, lógicamente, está lo negativo con el descenso deportivo y las cosas que finalmente no han salido como se esperaba, con una temporada calificada de horrible y desastrosa, por el presidente Fernando Losfablos.

A partir de ahora mucho trabajo con un objetivo que es recuperar la ilusión en los aficionados con planteamientos de trabajo sobre la mesa con nuevas ideas que favorezcan a los socios y mucha unidad, como se ha recalcado, para entre todos intentar que esta pesadilla dure lo menos posible, si bien conscientes de lo difícil que es ascender a la primera. En los últimos años solamente Ponferradina y Murcia lo han conseguido tras haber descendido la campaña anterior.

Pablo Alfaro se espera que sea el entrenador, aunque se ha indicado que no está cerrado todavía, pero sí encaminado, y de ello dependerá la planificación de la plantilla y el cuadro técnico.

No se ha querido adelantar nada sobre la continuidad de ningún jugador y se ha insistido en que se llega sin cargas importantes para elegir formar el equipo que se considere más adecuado. Se quiere un cuadro técnico con hambre y una plantilla con mezcla de gente joven y veteranos que puedan formar un grupo sólido y ser esa familia que siempre ha sido el Huesca y que se ha ido perdiendo conforme el club se ha ido profesionalizando.

El Huesca es ejemplar en su gestión y espera poder aprovechar esa situación para seguir haciendo bien las cosas y en un futuro poder competir en un fútbol profesional más sano económicamente, que lleve más igualdad a lo deportivo, que es el camino al que quiere llegar la Liga de Fútbol Profesional.

Desde la SD Huesca se ha dejado claro que no se plantea otro escenario que no sea la 2ª B y que nunca se ha preocupado por situaciones como las del Guadalajara o Lugo y Mirandés, aunque siempre se ha mirado a Huesca bajo sospecha, a todas luces infundadas.