La Guardia Civil prevé un verano de rescates en un año excepcional en precipitaciones

Vicente Reig Maite Lacruz Antonio Usieto

Este invierno ha sido excepcionalmente húmedo lo que hace que, en pleno mes de junio, haya unas reservas de nieve por encima de lo habitual. Algo que influye y mucho a la hora de realizar una actividad en montaña. La Guardia Civil reitera la necesidad de planificarla bien ya que, este verano, un mismo pico o barranco han podido cambiar mucho sus condiciones respecto al año anterior debido a las fuertes precipitaciones. Entre enero y mayo se han realizado 78 intervenciones, con 6 fallecidos y 50 heridos, cifras similares a las de 2012.

Audio sin título
Audio sin título

En esos datos de rescates sorprende el importante aumento de los auxiliados, que se eleva hasta los 1.817. Esto tiene su explicación en las intervenciones realizadas en la zona de Panticosa, para evacuar a clientes del Balneario (ante el cierre de la carretera por aludes) o de la estación de esquí (cuando el viento impidió el funcionamiento de la telecabina).

En lo que se refiere a los rescates en actividades propias de montaña, se sigue con la tendencia descendente desde el año 2008 aunque también este año hay un motivo: el mal tiempo de este invierno ha hecho que menos gente haya salido a la montaña.

De hecho, en el mes de mayo, con la mejoría de la climatología, se han producido 4 de las 6 muertes de este año.

Las condiciones excepcionales de este año hacen que la Guardia Civil prevea un verano con mucha actividad. La gente tiene ganas de montaña pero hay que tener en cuenta que una misma actividad ha podido cambiar mucho respecto al año anterior, tanto en alta montaña como en barrancos.

Aunque haga buen tiempo, la Guarda Civil recuerda que los riesgos en la montaña no desaparecen, este año especialmente, ya que todavía hay zonas con 3 metros de nieve. Recomiendan seguir llevando el material de invierno (crampones, piolet, sonda, pala y arva).

Tanto en invierno como en verano, la Guardia Civil pide planificar bien la actividad, conocer el tiempo que nos va a costar y la previsión meteorológica. Igual de importante es adecuar la actividad a nuestra capacidad física y conocimientos técnicos, y saber desistir si vemos peligro.

Para la campaña de verano contarán con un segundo helicóptero, con base en Benasque, que se suma al que está operativo habitualmente en Huesca.