Un poste de luz impide avanzar en las obras de ampliación de la carretera hacia Chimillas

poste luz carretera Chimillas

Las obras para ensanchar y mejorar la carretera que, desde la A-132, da acceso a la localidad de Chimillas, y que dieron comienzo el pasado mes de abril, se encuentran paralizadas a la espera de que Endesa elimine un poste de luz que queda en medio de la carretera que se ha ampliado. A pesar de que la petición para que se mueva el poste se realizó hace ya tiempo, y una vez que se han llevado a cabo todos los trabajos previos, de excavación, ensanche, apisonado del nuevo firme y una primera capa de asfalto, así como construcción de una rotonda, todo ha debido pararse. El poste queda dentro de la nueva carretera proyectada y la Diputación Provincial de Huesca, que es quien financia esta obras, debió pedir a Endesa su traslado antes incluso de comenzar los trabajos.

Este miércoles se celebrará una reunión entre representantes de Endesa y de la Diputación Provincial de Huesca para buscar soluciones a esta situación, ya que Eléctricas dice ahora que no sólo habría que mover el poste, sino también cambiar un tramo de la línea eléctrica, desde un transformador a otro, una obra que conllevaría un gran coste económico, y que todavía tiene el proyecto sin hacer.

Hormigones Grañén es la encargada de realizar esta obra, por un importe de 186.000 euros. Los trabajos consisten en ensanchar la calzada para crear dos carriles de 3 metros y dos arcenes de 0,50 metros. Las obras contemplan también la construcción de una rotonda en el cruce de acceso a Chimillas desde la A-132.

La mejora de esta carretera es algo muy demandado por los habitantes de Chimillas y también de Banastás, ya que la anterior era muy estrecha y sinuosa, y son numerosos los vecinos que, desde hace unos años, residen en estos pueblos y realizan diariamente numerosos desplazamientos a Huesca por esta vía.