La Asamblea General de Caja Inmaculada ratifica la integración de Caja3 en Ibercaja

Asamblea CAI

La Asamblea General de Caja Inmaculada ha aprobado la operación de integración de Banco Grupo Caja3 en Ibercaja Banco en los términos acordados en el contrato aprobado por los respectivos consejos de administración y suscritos por los presidentes el pasado 23 de mayo.

El presidente de Caja Inmaculada y de Caja3, Juan María Pemán, ha explicado que se trata de un proyecto “solvente y de futuro, en el que tenemos puestas muchas ilusiones porque garantiza la vocación social de las cajas de ahorros fundadoras y su contribución al desarrollo de los territorios donde siempre han ejercido su actividad”.

En su intervención, Juan María Pemán, que ha estado acompañado por el consejero delegado de Caja3, Luis Miguel Carrasco, ha señalado que la unión posibilitará “consolidar la actividad financiera en un grupo más sólido, diversificado y eficiente, al mismo tiempo que permitirá alcanzar significativas economías de escala y aprovechar las mejores prácticas de gestión financiera y comercial”.

Tras destacar la excelente solvencia y prudente gestión de Ibercaja Banco, ha manifestado que “es la entidad en la que CAI, Caja Badajoz y Caja Círculo encajamos con más naturalidad por la forma de entender el negocio, los valores compartidos y el modelo de trabajo y servicio a nuestros clientes. Sin duda, es una buena noticia para todos, cuyos beneficios se manifestarán pronto”.

Obra Social para 2013: más de 600 entidades y 600.000 beneficiarios

La Asamblea General de Caja Inmaculada ha aprobado también el presupuesto de la Obra Social y Cultural para 2013, que asciende a 4,4 millones de euros, importe muy destacable en un contexto de descenso generalizado de beneficios y fuertes ajustes.

El presidente de Caja Inmaculada ha adelantado que más del 40% del presupuesto se destinará a desarrollar actividades dirigidas a combatir la pobreza, la exclusión y a mejorar la calidad de vida de los grupos sociales más vulnerables, que con mayor intensidad están sufriendo los efectos de la crisis. “Un compromiso – ha subrayado - que reafirma una vez más la decidida vocación social de Caja Inmaculada, uno de los rasgos esenciales y más perdurables de su propia naturaleza fundacional”.

Otras áreas de actuación, concretamente educación y cultura, mantendrán también una actividad notable, así como los programas que tengan como objetivo generar empleo y progreso.

La Obra Social en colaboración con otras entidades y organizaciones sociales será prioritaria. En total, Caja Inmaculada tiene previsto colaborar con más de 600 entidades sociales y calcula que las actividades propias y en colaboración beneficiarán a más de seiscientos mil aragoneses.

“Todo ello – ha indicado Juan María Pemán - da idea de la importante labor de la Obra Social y Cultural, de su solidaridad con los más desfavorecidos y de su contribución al desarrollo regional. Nuestra misión y mayor ilusión es preservar y potenciar este gran legado y para conseguirlo no vamos a escatimar en el futuro profesionalidad, esfuerzos y los máximos recursos posibles”.