Fallo en el sistema de captación del depósito de agua que abastece a Graus

Este viernes se detectaba un fallo de captación en las dos bombas del depósito de agua, que abastece el municipio de Graus, y que se ubica en Torre de Obato. A este fallo se sumaba además la rotura del eje por exceso de barro y sedimentos a consecuencia de la riada del pasado martes. Al problema del tratamiento de la turbidez del agua, se sumaba la imposibilidad de bombear agua. José Antonio Lagüens, alcalde de Graus, explicaba que las solución provisional pasaba por intentar captar agua de un manantial en el mismo núcleo y contar con los camiones cisternas de protección civil de la Comarca de la Ribagorza y de la empresa pública Sarga.

El alcalde indicaba que, en principio, el agua se iba a llevar al depósito de Torre de Obato para evitar el uso del depósito de reserva ubicado en Graus que se utilizaría en caso de peligrar el suministro de agua de boca.

Desde el consistorio se ha contactado ya con una empresa de Zaragoza que, este fin de semana, reparará una de las bombas, de manera que, lunes o martes, pueda ya estar en funcionamiento. A primera hora de la tarde de este viernes se buscaba una grúa para poder retirar la bomba del río y trasladarla a la capital aragonesa

Lagüens pedía a los vecinos del municipio consumo responsable del agua e indicaba que se estaba trabajando para que las incidencias y molestias, en una situación importantes, sean las mínimas.

Otro de los daños colaterales de la riada ha sido que el camino de acceso a ese depósito principal prácticamente ha desaparecido bajo las aguas del Ésera. El alcalde señalaba que se va a estudiar un trazado alternativo para poder acceder a las bombas y también se estudiarán, con el IAA, las condiciones técnicas de las futuras bombas de captación que habrá que instalar.

La potabilizadora de Torre de Obato se inauguró en 2010 y consta de una toma de agua del Ésera, una estación de tratamiento de agua potable y dos depósitos con capacidad para más de 3,5 millones de litros que permite que, diecisiete núcleos, puedan disfrutar de un agua de calidad. La inversión superó los seis millones de euros.