El PSOE exige a Fomento retomar los tramos pendientes de la N260

Los socialistas van a presentar al pleno de la DPH una moción en la que exigen a Fomento que retome sin demora la tramitación de los dos tramos pendientes de la N260 buscando las soluciones técnicas y administrativas adecuadas, y no utilizando éstas, para frenar la finalización del Eje Pirenaico.

El grupo socialista de la Diputación Provincial de Huesca recoge el sentir y la posición defendida por los territorios de Sobrarbe y Ribagorza que reivindican la importancia decisiva de la N-260 para la vertebración territorial y el desarrollo socioeconómico de toda la mitad norte de la provincia de Huesca. Los socialistas recuerdan que la N-260 ha sido una aspiración histórica nunca resulta que fue concebida como eje vertebrador de los Pirineos para acabar con el aislamiento intervalles, y para mejorar la accesibilidad a servicios públicos y privados.

Los tramos Fiscal-Túnel de Balupor y Campo-Congosto de Ventamillo, señalan, son dos auténticos cuellos de botella que estrangulan al resto de actuaciones ya ejecutadas. Por ello, el PSOE solicita al Ministerio de Fomento que adopte las medidas y decisiones técnicas oportunas para finalizar el Eje Pirenaico, sin que éstas se conviertan en una nueva excusa para retrasar la finalización de este proyecto.

En el documento se insta al Ministerio de Fomento a que establezca un calendario de actuación y, una vez solucionada la tramitación de los proyectos, reanude la ejecución de las obras pendientes con carácter inmediato.

Los socialistas inciden en la importancia de esta vía de comunicación para asentar población en las zonas rurales y para favorecer el desarrollo turístico, una de las principales actividades económicas en ambas comarcas.

El PSOE asegura en su propuesta de resolución que las constantes postergaciones a las que se ha visto sometido el Eje Pirenaico, se han traducido en un desajuste perpetuo entre las características de la vía y las necesidades del territorio.

Los socialistas denuncian que la situación de estos dos tramos lesiona seriamente los intereses económicos y sociales de los valles afectados, generando serios problemas de circulación para los que usan estas vías con regularidad, entre ellos, el transporte escolar. En ambos casos, apuntan, son carreteras de montaña construidas en el siglo XIX para un flujo de vehículos pequeño y en unas condiciones que hoy han cambiado notablemente. Creen los socialistas que ya es hora de que Sobrarbe y Ribagorza renueven sus carreteras, y dispongan de vías modernas acordes con sus necesidades de desarrollo.

El documento se remitirá al Ministerio de Fomento y a todos los grupos políticos con representación en el Congreso de los Diputados y en las Cortes de Aragón.