Los clubes oscenses pendientes de las exigencias económicas de las ligas

Peñas - Alicante partido play-off baloncesto

La SD Huesca es el que mejor panorama tiene y es que tras el descenso recibirá una ayuda de la Liga de Fútbol Profesional, aunque tendrá que hacer un esfuerzo con un presupuesto que se reduce bastante, aunque la economía saneada de la entidad le permite afrontarlo con garantías. El BM Huesca ha lanzado un claro mensaje de urgencia para hacer frente a la inscripción en la ASOBAL y el Peñas también trabaja en la misma línea, además teniendo que presentar un aval.

Está claro que no resulta fácil para las directivas hacer frente a todo ello y más en estos tiempos de crisis donde las ayudas se han visto reducidas, tanto de patrocinadores privados como subvenciones públicas. De momento en la Federación Española de Baloncesto no han cambiado los criterios y para jugar en la LEB-Oro es necesario pagar un canon de 40.000 € y un aval de 180.000€.

El BM Huesca se ha encontrado este año con la novedad de pagar también 40.000 €, más IVA, para inscribirse en ASOBAL y la falta de liquidez en estos momentos impide poder hacerlo. Se está pendiente de poder recibir subvenciones ya concedidas del Ayuntamiento de Huesca y Gobierno de Aragón para hacer frente a este requisito, indispensable para jugar en la máxima categoría del balonmano.

Presupuesto ajustado y con descenso de nuevo en todas las partidas marcan la próxima temporada y es que la falta de un patrocinador principal es un handicap importante.

En el caso de la SD Huesca, todo está bajo control, pero está claro que tiene que adaptarse a unos parámetros económicos diferentes a los que ha tenido durante las cinco temporadas en 2ª División. Hay muchas partidas que pueden ser una incógnita de cara a la campaña que viene. Lo mejor es que el club está saneado y lo afronta con una buena base que además ofrece la propia LFP.

Con todo ello se trabaja en los despachos. En algunos casos la planificación deportiva está muy avanzada como en el BM Huesca. El Peñas todavía no ha comenzado y el Huesca está en el principio del camino. Otro que se suma es el Sariñena que con un presupuesto modesto afronta también las dificultades de haber conseguido el ascenso a 2ª B.