Un paso administrativo más para la variante de Sariñena

El Consejo de Gobierno celebrado este martes daba luz verde al gasto para la redacción del proyecto de construcción de la variante de Sariñena, lo que supone un importe de 66.000 euros distribuidos entre el presente ejercicio y el próximo. Lo que sería el presupuesto de su ejecución está estimado en poco más de 6 millones de euros.

Es una obra muy demandada por la mayoría de la población, ya que rodeará la capital monegrina y despejará una buena parte del grueso de vehículos que transitan Sariñena. Sirva el dato que deja su actual travesía, por la que discurre la A-131, que soporta el tráfico diario de 3.000 vehículos, de los cuáles el 22% es tráfico pesado. Así que estas mejoras supondrían no sólo un avance estético sino fundamentalmente en lo relativo a la seguridad.

Cabe recordar que el estudio de alternativas realizado seleccionó la este, al ser la de menor impacto ambiental para la Laguna de Sariñena, ya que las demás dejaban al humedal en el centro de un anillo de carreteras. Además se tenía en cuenta que la variante no quedara muy alejada del núcleo urbano.

El trazado discurrirá desde el cruce de Castelflorite, con la construcción de un nuevo puente sobre el Alcanadre que llegará hasta un punto entre el polígono industrial de El Puyalón y las piscinas municipales, continuará por detrás del barrio de Los Cuadrones hasta salir aproximadamente al centro de interpretación de la Laguna de Sariñena aprovechando la carretera ya construida de la A-129, y así dar paso a los vehículos que lleguen desde Grañén (A-1210) o desde Huerto (A-131).

Esta variante afecta a las vías: A-131, que va desde Sariñena hasta Fraga; A-129, que une la capital monegrina con Zaragoza; y A-230, que llega hasta Caspe a través de Bujaraloz.