El Gobierno de Aragón valora positivamente la flexibilidad en el acuerdo para la PAC 2015-2020

A la vista de los resultados de la negociación, trasladados desde el Ministerio y plasmados en el documento emitido por la Presidencia Irlandesa del Consejo (11372/13 provisional version), desde el Gobierno de Aragón se ha querido valorar el buen trabajo del Ministerio por la negociación llevada a término, dado que ha logrado incorporar flexibilidad a la rígida propuesta inicial de la Comisión Europea, en aspectos clave para la agricultura mediterránea del sur de Europa.

Satisfacción, por la limitación de superficies que podrán generar derechos en 2015, tomando como referencia los 22,4 millones de hectáreas declaradas en las últimas campañas en España. Se evita así, la posibilidad de entrada indiscriminada de superficies nuevas, pastos básicamente, que pudieran haber producido un efecto de dilución de los importes por hectárea de ayuda a percibir por cada agricultor.

Además, se considera favorable la incorporación de flexibilidad en la convergencia interna de cada región de pago que se defina. Así, el limitar las pérdidas por beneficiario a un máximo del 30% en los casos más extremos y obligar a una convergencia únicamente del 60% de la media de cada región, permitirá una aplicación más armónica y gradual de la reforma, sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad de aplicar el ajuste a través de un periodo transitorio hasta 2020. Así, se convierte de hecho la reforma, en un periodo de transición en si misma desde 2015 hasta la referida fecha de 2020.

En cuanto a ayudas asociadas, la posibilidad de alcanzar hasta un 13% más probablemente otro 2% para cultivos proteicos, distan del objetivo del 20% defendido por esta Comunidad Autónoma, tanto ante el Ministerio como ante los responsables de las instituciones Comunitarias, si bien supera la cifra del 10% inicial planteada por la Comisión.

En cuanto al greening, el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente considera de sentido común la incorporación de flexibilidad en la definición de áreas de interés ecológico. Así, la propuesta inicial de la Comisión, que supondría de facto en nuestras explotaciones más competitivas, el abandono del 7% de la superficie de producción, ha quedado completamente modificada en la negociación. Mantener la propuesta inicial de la Comisión, hubiera carecido de todo sentido y visión a medio plazo en una situación como la actual, de incremento de demanda de alimentos en los mercados globales. En el acuerdo alcanzado, el referido porcentaje será del 5% en 2015, debiendo realizar estudios posteriores por parte de la Comisión, para ver si se toma la decisión de elevar la cifra al 7% en 2017. En adición, se valora positivamente que los barbechos que suponen 350.000 hectáreas en Aragón, sean considerados por si mismos como áreas de interés ecológico.

En lo referente a la Organización Común de Mercado Único:

- Manifestar también la satisfacción por el mantenimiento de los derechos de plantación de viñedo, evitando la liberalización de las plantaciones hasta 2030, así como la posibilidad de financiar campañas de promoción del vino dentro de la UE;

- En fruta dulce, sector en el que Aragón es una de las principales regiones productoras de España, se considera muy positivo un mayor control de los precios de entrada de las importaciones procedentes de terceros países, así como el mantenimiento del sistema de apoyo al sector a través de Organizaciones de Productores y los Fondos y Programas Operativos.

En cuanto a la competitividad de las explotaciones, ésta se podrá mejorar con el nuevo marco normativo, a dos niveles sustanciales:

- Mejora del equilibro de la capacidad contractual dentro de Europa, entre el sector productor y transformador respecto de las grandes plataformas de compra y distribución Europeas, a través de la figura de las Organizaciones de Productores que podrán habilitarse para todos los sectores; y

- Replanteamiento y simplificación de algunos requisitos de condicionalidad, que lastran la competitividad de nuestras explotaciones en relación con nuestros competidores de terceros países.

En Desarrollo Rural consideramos sustanciales los siguientes acuerdos alcanzados:

- Incorporación de la posibilidad de inversiones en nuevos regadíos con cargo a fondos Comunitarios. Siendo que los nuevos regadíos, como se ha demostrando, son un elemento esencial en la capacidad de generar empleo en nuestro medio rural en el que predominan zonas áridas y semiáridas. Más en un escenario de mercados alimentarios globales de alta demanda de productos básicos como en el que nos hallamos; y

- Satisfacción también por la ampliación de las medidas que podrán considerarse dentro del 30 % de los fondos del segundo pilar que deberán destinarse a agroambiente y clima. Éstas comprenden ahora medidas como agricultura ecológica, Red Natura, agroambientales, forestación, biodiversidad o la directiva marco del agua.

Negociación entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas

A partir de ahora, se iniciará la negociación entre el Ministerio y las 17 CCAA, en cuanto a la aplicación de la reforma en España. En esta nueva fase de la negociación que, según se prevé, se iniciará la primera semana de julio, nuestros puntos clave son los siguientes:

- Defender como línea roja en la negociación “Hispano-Española”, el que no se produzcan transferencias de fondos, o variaciones de pesos porcentuales en los repartos, entre las diferentes CCAA.

- Para ello, será clave el modelo de regionalización de pagos que planteará próximamente el Ministerio a nivel nacional para su debate, y que también será determinante en las transferencias de fondos vía convergencia entre sectores y agricultores;

- Buscar el mejor encaje posible en la reforma para el sector ganadero que, en las condiciones productivas Aragonesas y Mediterráneas, presenta una gran dificultad de encaje en un modelo de pagos basado exclusivamente en superficies. Es por ello, que la prioridad en el uso de las ayudas asociadas, deberá corresponder, en primer lugar, al sector ganadero extensivo.

- En Desarrollo Rural, negociar bien dentro del programa Estatal o de los regionales, la necesaria cofinanciación Estatal en sectores estratégicos para la agricultura Aragonesa: caso de los nuevos regadíos como elemento indispensable, en estos momentos, en la generación de empleo. También el refuerzo de las medidas de incorporación de jóvenes o agroindustria.