Libertad provisional para el agresor que el fin de semana le rompía la mandíbula a un joven

Libertad provisional como posible autor de un delito de lesiones. Esa es la decisión que ha tomado el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Huesca, en funciones de guardia, para el hombre que fue detenido por la Policía Nacional por romper la mandíbula a un joven, a la salida de un bar de copas de la capital oscense. Asimismo, el joven búlgaro tendrá que presentarse en los juzgados los días 1 y 15 de cada mes.

El detenido le rompía la mandíbula a un joven de 25 años tras una acalorada discusión en un bar. El agredido tuvo que ser atendido en el Hospital San Jorge de Huesca y posteriormente enviado al Miguel Servet de Zaragoza donde se le intervino de una fractura mandibular abierta.

La Policía Nacional fue alertada por el servicio del 112 en la mañana del domingo día 7 para que acudiera a los Porches de Galicia donde un joven avisaba de la presencia de una persona sangrando abundantemente por la boca.

En el lugar, los servicios médicos practicaron la primera asistencia; el herido manifestaba a los servicios policiales que desconocía la identidad del autor de la agresión, si bien el mismo indicaba que habían sido dos las personas que le habían asaltado de manera sorpresiva y por la espalada sin motivo o justificación alguna.

Apenas dos horas después, son los servicios médicos del Hospital San Jorge los que solicitan la presencia nuevamente de la Policía Nacional ya que el joven asistido en un primer momento estaba muy alterado y no permitía la práctica de las pruebas y cuidados médicos.

Es en el servicio de urgencias donde el joven manifiesta a los agentes datos totalmente contradictorios con los primeros, apuntando a la identidad de una persona procedente de países del este europeo, de gran envergadura y de otra persona delgada.

La víctima, de 25 años de edad, tras ser calmada y asistida, fue trasladada de urgencia al Hospital Miguel Servet de Zaragoza donde se le intervino quirúrgicamente con anestesia general y donde le son implantadas varias placas y tornillos para la reconstrucción de la mandíbula, siendo el diagnóstico médico principal “fractura mandibular abierta”.

Tras las gestiones practicadas por Policía Nacional y una vez localizados testigos de los hechos, se centran las gestiones sobre un hombre de origen búlgaro de unos 30 años de edad. Finalmente, miembros de la Unidad Territorial de Policía Judicial dan con su paradero procediéndose a la detención.

Al parecer, la discusión se inició en el interior de un bar continuando en el exterior del local, donde tras ser separados por un portero del mismo, la víctima se marchó, provocándose mutuamente lo que hizo que en un momento determinado el autor de la agresión se abalanzase contra el otro joven dándole un golpe de tal intensidad que el individuo se golpeó contra una pared cayendo al suelo donde comenzó a sangrar y su agresor continuó golpeándole hasta que fueron separados por un testigo de los hechos.

Comentarios