Modesto Lobón defiende el impulso de la agricultura y ganadería familiar en la nueva PAC

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, asistía al primer debate abierto entre Comunidades Autónomas y Gobierno central junto con agricultores y ganaderos, sobre la nueva Política Agraria Común, en Madrid, defendiendo las pequeñas explotaciones familiares. El acto anual de presentación del anuario 2013 de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) se convertía en un foro de intercambio de opiniones sobre la nueva PAC, que acaba de ser aprobada en Bruselas y cuya aplicación a nivel nacional debe negociarse a partir de ahora.

 

En la primera parte del acto y bajo el título “Agricultura y ganadería familiar en España bajo la nueva Política Agraria Común” tenía lugar un debate entre los consejeros de Agricultura de Aragón, Modesto Lobón, de Andalucía, Luis Planas, de Murcia, Antonio Cerdá, y de Asturias, Mª Jesús Álvarez, quienes han manifestado sus posturas sobre la PAC con el representante del Ministerio de Agricultura, Carlos Cabanas, director general de Producciones y Mercados Agrarios.

 

“Las pequeñas explotaciones son fundamentales en la estructura socioeconómica de nuestro medio rural y, por lo tanto, deben reformarse adaptándose a los nuevos tiempos”. De este modo, Modesto Lobón, durante su intervención, defendía el impulso que se le debe dar a la agricultura y ganadería familiar haciéndola compatible con las exigencias del mercado global, por medio de la I+D y la concentración de la oferta.

 

Y es que la mayoría de las agriculturas y ganaderías familiares no pueden participar en el proceso de producción habitual por falta de recursos económicos, por sus escasas perspectivas de rentabilidad, por la dificultad de acceso a los mercados, y por la propia incapacidad de sus componentes, agudizado por la crisis económica. Como consecuencia de ello, tal y como manifestaba el consejero, entran en la marginación socioeconómica y muchas desaparecen. Pero España no es ajena a este devenir.

 

Lobón aseguraba que la PAC aprobada ofrece en su primer pilar cuestiones específicas dirigidas a la agricultura y ganadería familiar, y en el segundo, permite entrar de lleno en su apoyo. Posibilidad que en Aragón vamos a desarrollar con toda amplitud.

 

Además, el consejero aragonés se refería a las Cooperativas y a las Sociedades Agrarias de Transformación como una vía muy adecuada para impulsar el futuro de las explotaciones familiares que todos deseamos.

 

Con respecto a la situación de estas explotaciones familiares en España, Modesto Lobón concretaba que la línea de actuación más adecuada tiene que girar en torno a los siguientes puntos:

 

1. Reforma de la cadena agroalimentaria para conseguir precios justos para los productos agrarios.

2. Mejora de las relaciones contractuales en dicha cadena, prohibiendo además la venta a pérdidas.

3. Una adecuada revisión de la fiscalidad.

4. Priorizar dichas estructuras familiares en cuanto a inversiones y políticas públicas de apoyo para la modernización de instalaciones, y lograr la suficiente garantía de suministro de agua.

5. Lucha decidida contra la competencia desleal por parte de los alimentos procedentes de fuera de la UE.

6. Desarrollo de una PAC adecuada para ellas, entre otras cosas, a través de una eficaz redistribución de las ayudas a favor de las pequeñas explotaciones, un especial tratamiento a los pequeños agricultores, que les exima de obligaciones medioambientales y les facilite la gestión administrativa, y un especial apoyo a los jóvenes para conseguir un auténtico relevo generacional en las explotaciones familiares, que se sustente a través de nuevas ayudas basadas en nuevos derechos.

Comentarios