Comienzan dos meses de Clásicos en la Frontera

Este sábado llegará el primero de los conciertos del Festival de la Ribagorza, será en la iglesia de Benabarre, a las 20.30 horas, y correrá a cargo de Vespres D’Arnadí (música de cámara). De esta manera, arrancará la decimoséptima edición de Clásicos en la Frontera que, hasta el 25 de agosto, ofrecerá catorce conciertos, gratuitos, con la pretensión de llegar a un público cada vez más diverso. El presupuesto es, ligeramente, superior a los 45.000 euros.

Aunque, edición tras edición, el espíritu del festival no varía, siempre hay hueco para las novedades. Este año, Beranuy se incorpora a la lista de municipios organizadores y será Puente de Montañana, la población invitada, con un concierto el 26 de julio en la iglesia de Baldós en Montañana.

Además, se pone en marcha la campaña “Ayúdanos a ayudar” para recoger donativos. La mitad de la recaudación se destinará al mantenimiento del festival y el 50% restante será para Cáritas.

Por lo que se refiere a la parte musical, Clásicos en la Frontera ofrecerá gran variedad de familias de instrumentos, de formaciones para que cualquier persona pueda sentirse identificada en algunos de los conciertos e incluso en el repertorio.

El festival no perderá de vista, tampoco en esta edición, a los jóvenes artistas aragoneses que irán de la mano de artistas ya consagrados e incluso de algunas formaciones que pasaron por este festival hace diez años y que en 2013 repiten.

Clásicos en la Frontera surgió en el año 1.997 con la idea de potenciar el turismo en la Ribagorza, consolidarlo como una oferta cultural específica y dar a conocer el gran patrimonio que posee la zona llevando los conciertos a escenarios monumentales.

Comentarios