El PSOE-Monzón presenta alegaciones a la ordenanza de Intervención Administrativa en Actividades de Servicios

El Grupo Municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Monzón presentaba alegaciones a la Ordenanza Municipal de Intervención Administrativa en Actividades de Servicios de Monzón. El objetivo, según apuntan los socialistas, es mejorar su regulación y que no se soliciten trámites innecesarios a los emprendedores de negocios que les supongan nuevas trabas administrativas y un mayor coste económico.

Desde el PSOE explican que esta ordenanza de regulación culmina el proceso legal de aplicación de una Directiva europea del año 2006, que tiene como finalidad facilitar la apertura de pequeños negocios. Según la misma, el titular hace una declaración previa o responsable en la que se compromete a cumplir con los requisitos legales y la administración ejerce un control posterior. Recuerdan que esta regulación había sido demandada por el grupo municipal socialista, incluso a través de una moción que fue rechazada por el equipo de gobierno, por lo que valoran positivamente que ahora se regule.

El grupo municipal socialista presenta alegaciones a la ordenanza municipal porque considera que la actual regulación exige más documentación y añade requisitos que suponen nuevas trabas administrativas con un mayor coste económico para los ciudadanos que quieran abrir un negocio en Monzón. Como ejemplo, explican que cuando la actividad requiera de obras menores se exige en la Ordenanza que la documentación esté redactada por un técnico competente, cuestión que no se exige para obras menores en general, lo que dificulta y encarece el procedimiento sin necesidad legal. Tampoco implica una mayor seguridad en cuanto a lo que se va a obrar porque no conlleva la posterior supervisión técnica.

Desde el PSOE entienden que se aumentan las exigencias para abrir un negocio sin necesidad legal, cuando lo que se trata es de agilizar los trámites, siendo suficiente la declaración responsable del titular para iniciar su negocio, sin perjuicio de los controles posteriores del Ayuntamiento sobre el cumplimiento de la legalidad de lo declarado por el titular de la actividad.

En el caso de Huesca, apuntan los socialistas, no se exigen planos ni presupuestos por partidas y en Fraga no se exige documentación redactada por técnico competente para obras menores. Tampoco estos requisitos los exige el PGOU de Monzón, normativa en vigor y que se contradice con la Ordenanza aprobada inicialmente en Pleno, respecto a la que se hacen alegaciones por el PSOE.

Por todo ello, al objeto de mejorar la citada regulación, el Grupo Municipal PSOE presenta alegaciones a la aprobación inicial de la ordenanza municipal, esperando se acepten para su aprobación definitiva, y que verdaderamente se agilice la puesta en marcha de negocios, máxime en la actual coyuntura de crisis económica, en la que muchos ciudadanos están viendo en los pequeños negocios una salida laboral”.

Comentarios