Cinco rutas senderistas en Borau para mejorar su oferta turística

Borau potencia un proyecto que quiere servir como carta de presentación a todos aquellos amantes de los paisajes y cultura pirenaica. A través de cinco rutas senderistas se pretende dar a conocer el patrimonio natural de esta villa de la Jacetania.

El proyecto comenzó con el encargo a la empresa local Ojos Pirenaicos, el diseño y recuperación de cinco rutas que pudieran servir como puesta en valor de los pequeños rincones que un pueblo de estas características posee, al mismo tiempo que se evita que caigan en el olvido muchas de las formas de vida tradicional que durante siglos han reinado en estas montañas.  Además, de cada una de las rutas, los habitantes de la villa, de muy diferentes generaciones, dan a conocer sus experiencias y recuerdos en relación a las mismas, apoyando e influyendo de esta forma la posterior redacción de un proyecto "interpretativo" que en poco tiempo también estará disponible en la red.

Las cinco rutas son la de los Pajares espaldados, la del Valle de Arnás, la del Cajicar de Borau, la del Aljibe de Grosín y de San Adrián de Sasabe y Troncito.

RUTA DE LOS PAJARES ESPALDADOS

Ruta que podemos realizar a pie o en bicipleta de montaña, ya que transcurre íntegramente por pista forestal o cortafuegos. Su recorrido es de 16 kilómetros, y con unas vistas espectaculares del Valle de Borau y los alrededores, es la ruta más larga de las cinco elegidas.

RUTA DEL VALLE DE ARNÁS

Aprovechando parte del recorrido del GR-15 que cruza por nuestra alegre población, tenemos una excursión de 8,5 km, que transcurre por el pequeño valle de Arnás, donde podemos   conocer un futuro proyecto de permacultura que está germinando en nuestra Villa.

EL CAJICAR DE BORAU

La diversidad paisajística y cultural se pone en valor en esta pequeña ruta de 6,5 kilómetros, atravesando un bonito cajicar y descendiendo de nuevo hasta la población a través de un cerro con espectaculares vistas a Collarada.

EL ALJIBE DE GROSIN

Otra ruta circular (como lo son las cinco rutas recuperadas) que transcurre entre los términos municipales de Borau y Castiello de Jaca, hasta el precioso mirador de Grosín, donde podemos curiosear su antiguo aljibe y comprender muchos aspectos estratégicos de una prominencia como esta. Además, la bajada hasta el Valle de Borau discurre por un precioso y húmedo bosque en el cual no nos importará perdernos... Esta ruta es de unos 11 km.

A SAN ADRIÁN DE SASABE Y TRONCITO

Nueva ruta circular que nos ofrece la posibilidad de visitar uno de nuestros mejores tesoros, la ermita románica de San Adrián de Sasabe, y retomar un camino plagado de antiguos campos de cultivo y un frondoso bosque de boj como es la senda de Troncito. La ruta más cortas de todas las recuperadas es de 5,5 kilómetros.

No queremos acabar sin reseñar que todas las sendas, tal y como podremos ver en los mapas realizados, son circulares, y para sacarles el mayor de los provechos es más que recomendable realizarlas en el sentido indicado.

Comentarios