"Máxima activación" en la lucha contra los incendios

retén incendio forestal fuego

Desde el 16 de junio, el operativo contra incendios forestales del Gobierno de Aragón entró en la fase de “máxima activación”, pasando a estar operativos todos los medios humanos y materiales que lo componen. Las lluvias producidas en los últimos meses, así como las temperaturas moderadas que nos han acompañado en el mes de junio, han colaborado a que el riesgo de incendios no haya sido extremo hasta el momento.

No obstante, la llegada del calor y disminución de humedad, la disponibilidad de abundante combustible seco dispuesto para arder, la mayor presencia humana y de maquinaria en nuestros campos y bosques y la posibilidad de tormentas con aparato eléctrico, aumentan notablemente el riesgo de incendios forestales en Aragón.

Para las labores de vigilancia, prevención y extinción de incendios forestales, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio dispone de 62 retenes terrestres integrados por 5 combatientes de la empresa pública SARGA y con un agente para la protección de la naturaleza (APN) al mando, 8 retenes helitransportados compuestos por entre 5 y 9 combatientes, un piloto y un APN al mando y con un helicóptero con capacidad para lanzar entre 800 y 1200 litros de agua en cada descarga, 40 camiones-autobomba, con capacidad de unos 3000 litros de agua, 80 puestos fijos de vigilancia repartidos por todo el territorio aragonés, 1 helicóptero de coordinación de medios aéreos, un camión de puesto de mando avanzado, 55 técnicos y más de 300 agentes para la protección de la naturaleza.

Otras administraciones también aportan medios para la extinción. Así el gobierno central aporta 1 brigada de refuerzo para incendios forestales (BRIF), ubicada en Daroca, 1 helicóptero bombardero con base en Plasencia, dos hidroaviones destacados en la Base Aérea de Zaragoza y un batallón de la Unidad Militar de Emergencias (BIEM IV) con base en Zaragoza. Otras administraciones como ayuntamientos, comarcas o diputaciones provinciales aportan también Bomberos de los distintos parques, personal y otros medios de protección civil.

Los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APN) son pieza clave en todo este operativo, dada su experiencia en extinción de incendios forestales, su distribución en el territorio y conocimiento del mismo, así como su carácter de agentes de la autoridad.

En ausencia de incendios, dirigen el desarrollo técnico de las labores de prevención y colaboran y participan en el entrenamiento de las cuadrillas forestales, realizan trabajos de vigilancia y comprobación de avisos, además de otras tareas derivadas de sus funciones.

Ante el aviso de un incendio, son los primeros en llegar al siniestro y ejercer las funciones de director de extinción en la lucha contra el fuego. Están, en primera instancia, al mando de las unidades de extinción del operativo, colaboran y participan en el asesoramiento al Director de extinción cuando ésta función -por el desarrollo, magnitud o importancia del incendio- la ejerce un técnico (ingeniero Técnico Forestal o Ingeniero de Montes) integrado también en el Departamento , dirigen las labores de remate final del incendio hasta su completa extinción, recaban información para elaborar los partes de incendios y realizan las labores de investigación de causas del incendio para determinar el lugar de inicio, y en su caso, el causante, realizando los correspondientes informes, denuncias o atestados.

Comentarios