La Reforma Local, un despropósito

Fernando Sánchez Morales

Alcalde de Canfranc

El Gobierno del PP quiere castigar al más débil. El único objetivo de esta Reforma es hacer desaparecer los pueblos de menos de 5.000 habitantes. La fórmula; un coste efectivo que ya saben que los municipios pequeños no van a poder cumplir. Nos ahogarán hasta que no podamos más, quitando ayudas y subvenciones por no cumplir este coste, y nos veremos abocados a pedir la absorción por parte de otro ayuntamiento más grande o la intervención de la Diputación provincial. Esto es, ni más ni menos, lo que buscan. De paso, la van a utilizar para impedir que podamos ofrecer a los ciudadanos servicios como la educación y servicios sociales, y disminuir el estado de bienestar, ya que nadie se cree que unas Comunidades Autónomas arruinadas puedan asumir los costes de estos servicios que ahora dan los ayuntamientos.

Los economistas, a sueldo, que han elaborado este despropósito, no ha tenido en cuenta unos costes, para mí, fundamentales: primero, socialmente, muchas personas, por falta de servicios, van a tener que dejar sus casas de toda la vida. Segundo, el abandono del mundo rural dejará tras de sí montes abandonados, agricultura y ganadería desaparecida, patrimonio destruido…Tercero, en la próxima crisis, que la habrá, nadie podrá refugiarse en sus pueblos, como ha pasado en la actual, no existirán. Cuarto, la muerte del turismo rural y de montaña, sin servicios, nadie vendrá. Quinto, los pueblos sirven de vía de escape de muchas personas los fines de semana o festivos, llegarán a pueblos abandonados, sin atractivos. Su inversión más importante, el apartamento en el pueblo, perderá todo su valor. Seguro que hay muchos más, de los que poco a poco nos daremos cuenta.

Estamos aún a tiempo de pararla, pero tiene que ser entre todos: ciudadanos, concejales y alcaldes de todas las fuerzas políticas, incluidos los del PP. No debemos relajarnos y decir “pueden hacer lo que quieran, tienen mayoría absoluta”, o “no se atreverán”, “esto que me cuentas es imposible”, “no se podrá llevar a efecto”.

Es posible y van a por ello, pero entre todos, se puede detener. ¡Por un Mundo Rural con Vida!

Comentarios