Millares de personas se dan cita en Graus para disfrutar del sabor de su longaniza

tastador longaniza graus

Graus celebraba, un año más, su tradicional Fiesta de la Longaniza. Miles de personas se acercaban, hasta la capital ribagorzana, para disfrutar del sabor de este producto de la zona y aunque la lluvia amenazó durante la tarde, el tiempo aguantó y la jornada se pudo desarrollar con total normalidad.

Audio sin título
Audio sin título

Nadie se quedó sin longaniza. Se repartieron más de 10.000 raciones que se cocieron en una parrilla de 25 m2 bajo las brasas de 850 kilos de carbón vegetal. Desde la Asociación de Fabricantes de Longaniza se hacía un balance muy positivo de una jornada sin incidentes en la que tanto el embutido de la longaniza como su cocción fueron bien.

En cuanto a cual es el secreto de la longaniza de Graus para que guste tanto, Mariano Ciutad, presidente de la asociación lo tiene claro: seguir haciéndola de forma tradicional como se ha elaborado siempre en las casas.

En esta edición, el tastador era el economista grausino José María Vilas quien daba el visto bueno a la longaniza a la primera. Vilas se mostraba muy ilusionado por esta distinción y se comprometía a hacer de embajador. Resaltaba la labor, no solo de los responsables de las tres empresas promotoras de esta fiesta, también el papel de sus antepasados, sus mujeres y sus hijos porque, aclaraba, sin el apoyo de la familia no se pueden llevar a cabo proyectos como este.

El alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, destacaba que la longaniza ya es una marca que identifica a Graus y que su fiesta potencia, sin dudas, la promoción turística del territorio.

De forma paralela, durante toda la jornada tenía lugar el Mercado del Artesano y Nuevos Creadores que, con más de cien puestos, volvía a reunir a millares de personas.

Comentarios