San Juan de la Peña, un lugar aun por descubrir

Antonio García Omedes, uno de los mayores conocedores del arte románico en la provincia de Huesca, ha sido el encargado de llevar a cabo la clausura de las IX Jornadas de Estudio sobre San Juan de la Peña. Para Omedes, quien se encuentra “repasando” con su cámara fotográfica algunos de los lugares más conocidos del arte románico, el monasterio es un lugar magnífico en todos los sentidos, pero especialmente en el ámbito paisajístico y artístico. Tal y como dice, es un lugar al que hay que regresar, dado que en cada una de las estaciones del año se aprecian diferencias y nuevos matices, especialmente por la incidencia de la luz.

Dentro de toda la grandeza que acoge el monasterio viejo de San Juan de la Peña, Omedes ha explicado que son dos los elementos que constituyen para él dos rincones “especiales”: la imagen de Habacuc plasmada en los capiteles de la Iglesia del monasterio y las pinturas de Juan y Basilisia, fieles réplicas de aquellas situadas en Loarre y que enlazan con los ciclos pictóricos de San Isidoro de León. Sin embargo, tal y como comenta, es muy difícil elegir un solo lugar entre todos los que se pueden ver en el monasterio, y más teniendo en cuenta todo lo que aún queda por descubrir.

Aunque, si hay algo destaca entre los elementos románicos de San Juan de la Peña, son los capiteles. El maestro Agüero fue encargado de la creación de estas pequeñas obras de arte llenas de simbolismo que deben admirarse desde todas las perspectivas y con suma paciencia. Dada la complejidad y gran cantidad de símbolos de los capiteles, aun quedan mucho por descubrir en ellos. Muchas veces, en palabras de Omedes, tendemos a “complicar” las respuestas a todos esos símbolos sin tener en cuenta que se creaban con una simbología sencilla y directa para una fácil comprensión, tal y como ha manifestado este gran aficionado al Románico.

San Juan de la Peña, un lugar con mucha cantidad de muestras del arte románico y de muy buena calidad, posee aún un sin fin de cosas por descubrir. Por esta razón, Omedes vuelve a insistir en que se regrese una y otra vez, en diferentes épocas del año y cada vez tratando de encontrar algo nuevo, ya que a veces surge lo que no se espera.

Comentarios