La carrera Canfranc-Canfranc quiere ser referente nacional en próximas ediciones

La prueba de montaña Canfranc-Canfranc alcanza este año su VII edición y se celebra este sábado. La carrera que estaba prevista para el mes de junio tuvo que suspenderse por la cantidad de nieve acumulada que todavía había en las montañas y que impedían el acceso a algunos tramos del recorrido. La organización de la carrera quiere que éste sea un año de inflexión y que la prueba llegue a convertirse en un referente importante a nivel internacional.

En la carrera coexisten cuatro recorridos simultáneos que se adaptan al nivel y la resistencia de todos los deportistas. El recorrido A cuenta con 42 kilómetros y un nivel acumulado de más de 9000 metros, el recorrido B con 32 kilómetros, y el recorrido C con 15 kilómetros. Además, la carrera ofrece un último recorrido, el D, que se trata de una andada popular accesible para todas las personas.

Un año más, la carrera es promocionada por el Ayuntamiento de Canfranc y se espera contar con unos 100 participantes que vienen de diversos lugares de España. La organización piensa que en esta ocasión la promoción de la carrera no ha sido suficiente y que se debería de mejorar en futuras ediciones con el objetivo de aumentar su interés a nivel nacional.

La carrera, que comenzará a las 8 de la mañana, cuenta con varios puestos de avituallamiento a lo largo del recorrido. Aunque será obligatorio que todos los participantes comiencen la prueba cargados con un litro de agua, podrán recuperar fuerzas en puestos con agua y alimentos que se situarán en el Fuerte de Col de Ladrones, la cima de la Raca, el Somport, el monte Candanchú, Tortiellas y Canfranc.

Comentarios