El CAM-Hinaco Monzón celebra con una paellada un año cargado de éxitos

Las pistas de atletismo montisonenses acogieron este pasado sábado una cena organizada por el CAM-Hinaco Monzón de Atletismo. El motivo, ni más ni menos, que la celebración de un hito histórico: el ascenso del grupo masculino a la División de Honor del Atletismo español. Pero tampoco hay que olvidarse de las chicas, que lograban por segundo año consecutivo mantenerse en la Primera División.

El acto albergo a algo más de medio centenar de comensales. Entre los atletas asistentes llamaba la atención la juventud de la mayoría de ellos. Quizás sea esta apuesta por los valores jóvenes uno de los motivos del éxito de este histórico club que el próximo año cumple setenta años. Esta vez les tocó hacer de cocineros a los propios atletas. Óscar Espier o Paco Dorado entre otros cambiaron las mayas por el delantal y parece ser que su actuación fue tan meritoria entre fogones como dentro de las pistas.

Una muestra más del “buen rollo” que se respira en el grupo la encontramos cuando las luces de las pistas se encendieron para una improvisada carrera de 100 metros. Esta vez no hubo ni cronómetros ni “foto finish”, el único objetivo era pasárselo bien.

Pero a pesar de que en lo deportivo hay motivos más que suficientes para festejar, hay otros aspectos en relación con el estado de las pistas que,  tal como contaba el presidente del CAM Jose Antonio Andreú, requieren de atención. Entre estas reclamaciones están las reparaciones pendientes de las gradas, arreglos en los vestuarios o el pintado de las líneas de las pistas. José Antonio Andreú explicaba que las negociaciones con el ayuntamiento ya están en marcha.

Comentarios