Primeras valoraciones del pedrisco caído en Monzón

pedrisco granizo

Aunque la granizada caída este martes en Monzón era bastante dura y ocasionaba cuantiosos daños en espacios públicos, viviendas y vehículos, no tenía un calado de tanta gravedad como la riada ocasionada en agosto de 2006.

Audio sin título
Audio sin título

Ésta era la conclusión que se desprendía en la rueda de prensa ofrecida por el alcalde accidental de Monzón, Javier Vilarrubí, y el concejal de Urbanismo, Raúl Castanera, para realizar una primera evaluación de los daños causados por el pedrisco.

Aunque ya hay una idea aproximada de la situación, Vilarrubí explicaba que harán falta varios días para definir de forma concreta los efectos ocasionados.

Según explicaba, la zona más afectada por el granizo era la de la ciudad deportiva, tanto las instalaciones municipales como las urbanizaciones aledañas. Del mismo modo, el edil agradecía la rápida intervención de la Policía Local, la Brigada Municipal y los servicios de bomberos y de limpieza.

Por su parte, Raúl Castanera era el encargado de detallar los primeros datos de los destrozos, entre los que se encuentran luminarias de las farolas, roturas de claraboyas, o daños en placas solares. A todos estos deterioros deben sumarse los cuantiosos destrozos en vehículos y tejados.

Castanera fijaba la valoración aproximada de los daños más graves, que son los ocasionados en las farolas, en torno a unos 85.000 euros.

En cuanto a los perjuicios en el campo, hasta el momento no constan cosechas arrasadas ni en muy mal estado. Ello es debido a que la tormenta afectaba de forma mucho más virulenta en el centro urbano. Tanto en los núcleos de Selgua y Conchel, como en el barrio de La Carrasca, la piedra fue de menor tamaño y cantidad.

Comentarios