Triunfo para Ponce y cogida para Morante

Morante de la Puebla sufría una grave cogida en la primera corrida de la Feria Taurina de San Lorenzo. El diestro pasó a la enfermería donde fue operado durante cerca de tres horas de una cornada con tres trayectorias en el muslo izquierdo, según recoge el parte del equipo médico del Doctor Daniel Vaca. Al filo de las diez de la noche era trasladado al hospital San Jorge donde pasaba la noche ingresado en la UCI. Este domingo era trasladado a Zaragoza donde seguriá su recuperación.

El torero está consciente y su pronóstico es grave.

Enrique Ponce tuvo que lidiar toda la corrida y con mucha profesionalidad sacó adelante la tarde cortando cuatro orejas y abriendo la puerta grande. Se lidiaron toros de Gerardo Ortega, con buena presentación, que excepto el primero dieron juego y permitieron disfrutar de una tarde de contrastes por la cogida de Morante que se llevó una oreja en el segundo toro que le hirió y que mató Enrique Ponce. Casi lleno en los tendidos en el estreno de Albahaca&Plata en el coso taurino oscense.

Enrique Ponce: silencio, dos orejas, silencio, dos orejas y aplausos; Morante de la Puebla, una oreja que paseó su cuadrilla con el matador en la enfermería. Una lástima porque Morante había venido con muchas ganas de agradar en Huesca como señalaba a Huesca Televisión.

No tuvo un buen comienzo la feria puesto que el primer toro de la tarde hizo revivir viejos fantasmas. Enrique Ponce salió ilusionado y decidido, pero se encontró con un toro sin fuerza, sin embestida, lo que obligó al torero a matar sin darle dos pases, a pesar de los intentos. Fue malo de solemnidad.

En el segundo llegó el percance de Morante después de una faena que estaba resultado del agrado de los tendidos. Estuvo fino con el capote, se cuidó bien al toro en el caballo y en banderillas y luego Morante estaba realizando una faena de mucho cuajo que se vio interrumpida por la cogida que le propinó Oloroso que le mandó a la enfermería y que tuvo en vilo a la plaza. Fue un momento intenso ya que el diestro quedó prendido en el cuerno del toro durante unos segundos que fueron interminables. Ponce tuvo que matarlo y la cuadrilla de Morante paseó una oreja.

El valenciano se quedaba con todo para él. Tiró de profesionalidad y estuvo muy metido el resto de la tarde. En el tercero mató de una buena estocada y se llevó dos orejas.

El cuarto posiblemente fue lo mejor de Ponce, pero no acertó con el acero y se quedó sin premio. Fue un toro con cierto peligro, especialmente en banderillas donde puso en apuros a la cuadrilla. Enrique Ponce estuvo a gusto, toreo con temple, pero no mató bien.

Quiso quitarse la espina en el quinto. Salió decidido a por todas con el capote y tras no castigarlo mucho en el caballo, le intentó sacar lo mejor que tenía el astado. Un toro noble que se dejó hacer y al que Ponce mimó hasta realizar una faena que llegó a los tendidos y de nuevo le cortó las dos orejas con otra estocada entera.

El que cerró plaza ya no acompañó tanto, pero Ponce estaba entregado y los tendidos con él. Durante la vara descabalgó al picador que tuvo que poner pie a tierra. Enrique Ponce quería rubricar su buena tarde y brindó al público. Toreo de nuevo con temple y la mala fortuna con la espada le dejó también sin premio para cerrar la primera corrida de feria.

Tarde de contrastes por no poder culminar el mano a mano que tanta expectación había generado, pero por lo menos con la satisfacción de haber conseguido hacer disfrutar a una afición que llenaba los tendidos con un aspecto de la plaza que hacía mucho tiempo que no se veía.

Para este domingo los toros de Victorino Martín vuelven a Huesca para ser lidiados por Antonio Ferrera, Diego Urdiales y el aragonés Paulita.

Comentarios