Paulita corta dos orejas a un buen toro de Victorino Martín

Parecía que la tarde estaba abocada a cerrarse con aburrimiento generalizado cuando saltó al ruedo el sexto toro con nombre Paquetero al que Paulita le cortó las dos orejas y que fue premiado con vuelta al ruedo. Antes se vivieron cinco toros sin mucha emoción y es que unas veces no llegaba el toro y otras el torero. Con poco más de media plaza, menos de lo esperado, se celebraba la segunda de abono de la Feria Taurina de San Lorenzo donde el aragonés Antonio Gaspar “Paulita” salió a hombros por la puerta grande, mientras que Antonio Ferrera y Diego Urdiales no estuvieron finos con el acero y se quedaron sin premio.

Antonio Ferrera: ovación y silencio; Diego Urdiales: ovación y silencio y Paulita: silencio y dos orejas. Se lidiaron toros de Victorino Martín que regresaba a Huesca donde la última vez en 1995 dejó un buen sabor de boca con las cuatro orejas y un rabo que cortó El Tato, ahora apoderado de Ferrera y que estaba presente en el festejo.

Abría plaza precisamente Antonio Ferrera que tuvo un buen toro, noble y con fijeza. El diestro extremeño se lucía en banderillas y con la muleta realizó una buena faena, aunque falló con la espada. Mató de un pinchazo hondo con descabello y se llevó la ovación del público que le hizo saludar al tendido.

En el cuarto estuvo bien con el capote y volvía a repetir en banderillas con un tercio que remató colocando el tercer par al violín. Se llevó la ovación del público. No tenía un oponente fácil con una embestida corta. Le costó encontrar el sitio y mantuvo cierto respeto con el toro al que mató con una estocada tras un pinchazo quedando su actuación silenciada por el respetable.

Diego Urdiales hacía su primer paseíllo en Huesca. Salió decidido a todo con un toro con mucha movilidad. La presidencia cambió el tercio de banderillas al segundo par, algo que repitió en el tercero, y que no gustó a los aficionados. Con la muleta el riojano estuvo muy templado, toreando a media altura, ante un astado que tenía su complicación. Mató de una estocada entera, pero con mala colocación, muy caída y remató con el descabello. El público le agradeció el esfuerzo con una ovación.

El quinto fue de lo peor de la tarde, sin emoción y con un desastre de lidia, picando incluso en la misma puerta de toriles, ante el enfado de los aficionados. Brindó al público intentando buscar su complicidad, pero el toro no acompañaba para nada, ante la falta de clase, y mató tras un pinchazo hondo. Silencio y despedida en su primera tarde en Huesca sin poder cumplir sus expectativas.

Paulita regresaba a Huesca y se le notó nervioso en su primero. Un toro difícil con el que no llegó a entenderse nunca. No podía fijarlo y la presión se fue apoderando del zaragozano que no pudo en ningún momento con el animal al que mató de una estocada entera, necesitando del descabello para cerrar la faena.

Pero quedaba lo mejor que era el sexto que cerrada la tarde. Con el cambio de música del toro de jota al del dance de las espadas, Paulita se animó. Vio las condiciones de Paquetero con el que se lució ya con el capote. Incluso realizó un quite por chicuelitas que hizo ya vibrar a los tendidos.

La responsabilidad la tenía el zaragozano que, aunque se le nota la inactividad, estuvo soberbio, toreando al natural con varias tandas de mucho mérito. Le acompañó sin duda el mejor toro de Victorino Martín. Había sentimiento, había emoción, y eso le hizo llegar a realizar una faena profunda, bien trazada. Paulita estaba a gusto y sabía que con la espada poder redondear su éxito y no dejó pasar la oportunidad con una buena estocada a un toro que murió en el centro del ruedo y al que se retiró con una gran ovación y vuelta al ruedo. Toro y torero habían triunfado. Paulita se llevó las dos orejas que le abrieron la puerta grade de la plaza de toros de Huesca.

Este lunes, día 12, tercera corrida de feria con toros de La Palmosilla para Finito de Córdoba, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. Otra tarde para la esperanza.

Comentarios