Sigue el idilio de Perera con Huesca

Miguel Ángel Perera volvía a triunfar en la Feria Taurina de San Lorenzo cortando tres orejas, una al primero y dos al segundo, y abriendo por tercer día la puerta grande de la Plaza de Toros. Talavante cortó una oreja y Finito de Córdoba pasó desapercibido. Se lidiaron cinco toros de Jandilla y uno de Vegahermosa a los que les faltó fuerza. Cerca de tres cuartos de plaza con caras conocidas como Carmen Martínez Bordiu que aprovechó para ver la corrida en la barrera y disfrutar por unas horas de las fiestas de San Lorenzo.

Finito de Córdoba: silencio y silencio; Miguel Ángel Perera: oreja y dos orejas; Talavante: silencio y oreja.

Lo de Perera con Huesca es increíble. No hay vez que no pise el coso taurino oscense y no salga como triunfador. En este caso con todo merecimiento por la buena faena que cuajó ante el segundo de su lote. Talavante tuvo destellos, pero el fallo con la espada en el primero le privó de más triunfo que la oreja que le cortó al sexto.

Finito de Córdoba se llevó el peor lote. En el primero, un invalidado sin fuerza que tal vez debió volver a los corrales, pasó inédito con una faena abreviada por el diestro ante la alarmante falta de condiciones del toro.

En el cuarto, no tuvo tampoco excesiva fortuna. Los tercios se fueron sucediendo sin nada que reseñar y en la muleta, Finito no tuvo transmisión y la falta de fuerza en el toro de la merienda le hizo pasar desapercibido en un nuevo paso por Huesca. Su actuación fue silenciada en ambos toros.

Miguel Ángel Perera salió con muchas ganas, se lució con el capote. En su primero, un jabonero noble y sin mucha fuerza, supo cuidarlo y mimarlo. Su cuadrilla puso un buen par de banderillas y en la muleta con la elegancia que le caracteriza supo sacar provecho de una res noble, con una faena templada, que acompañada de una estocada entera le valió la primera oreja de la tarde.

El quinto fue otro toro sin mucha fuerza y que buscó las tablas, lo que obligó a Perera a trabajar mucho. Lo mejor de la lidia el quite a pies juntos en el centro del ruedo que el público agradeció con una gran ovación. También aquí se vieron buenos pares de banderillas. Perera estuvo intenso, cambiando los terrenos para evitar la querencia del animal a irse hacia los adentros. Se gustó el extremeño al que se le nota muy a gusto sobre el albero de la plaza de Huesca y con otra estocada entera le cortó las dos orejas que le valían la puerta grande y otro triunfo ante la afición oscense.

Cerraba el cartel Talavante al que se le vio con más ganas que en otras ocasiones y con el primero de Vegahermosa dio pases de mérito y puso más el torero que el toro, noble, pero sin raza y que se fue apagando. No mató bien y se acabó con silencio en los tendidos.

En el sexto, Talavante quiso responder a Perera. Justo de fuerzas, decidió no castigarlo en varas y eso le hizo llegar con algo de chispa a la muleta. Con temple supo aguantarle todo lo que tenía y con una buena estocada pudo sacar una oreja de esta faena que cerraba la tarde.

Sigue el buen sabor de la feria, aunque se echa en falta algo más de público en los tendidos. Veremos este martes con un cartel ‘mediático’ con El Cordobés, Padilla y El Fandi que cierran las corridas a pie con toros de La Palmosilla.

Comentarios