Las ventas en los chiringuitos son similares a los dos últimos años

Los chiringuitos afrontan las fiestas de San Lorenzo con optimismo porque, en su mayoría, observan que la tónica de ventas de los dos últimos años se mantiene, en vez de caer en picado. Los vecinos buscan aquí productos atractivos o selectos a módicos precios.   Es uno de los paseos obligados en las fiestas de San Lorenzo. Grupos de amigos, visitantes y familias recorren los 90 puestos ambulantes situados a lo largo del paseo de Ramón y Cajal en busca de artículos y productos que en muchas ocasiones solo pueden encontrarse aquí.   No obstante la crisis económica continúa instalada en los hogares, razón que repercute en las ventas que logran los chiringuitos durante las fiestas. Muchos de los responsables de los puestos ambulantes llevan varios años acudiendo a estas fiestas y valoran que el poder adquisitivo de los ciudadanos posibilite que se mantenga un nivel similar de ventas al de los dos últimos años.    El paseo de Ramón y Cajal acoge medio kilómetro de chiringuitos sobre los cuales se tiende una carpa gigante para suavizar la temperatura del día. Sin embargo los responsables de puestos más veteranos lamentan el cambio de ubicación porque, dicen, en la calle del Parque se podía empezar la jornada a las 9:00 y en todas las franjas horarias había clientes.

Comentarios