Tres siglos y medio de vida enorgullecen a la comparsa de gigantes y cabezudos

La comparsa de Gigantes, cabezudos y caballicos han recorrido la ciudad como llevan haciendo 350 años. La novedad en esta ocasión, además de su aniversario, es un gigante de José Antonio Labordeta.       La comunidad que conforma este grupo presume de que los valores de esta comparsa se han mantenido intactos gracias a que padres e hijos han trabajado codo con codo durante las marchas de estos gigantes.    Además, la participación de las gaitas, una de las cuestiones que ya se hacía en 1664, sigue practicándose. Los Gaitiers de Tierra Plana se sumaron a esta marcha por la ciudad desde que la formación musical surgió.  La comparsa de gigantes, cabezudos y caballicos es una tradición plenamente instalada en las fiestas y que trata de representar la grandeza de símbolos oscenses, como el patrón, San Lorenzo.