Buen broche con puerta grande para Pablo Hermoso, Diego Ventura y Andrés Romero

No se pudo poner mejor colofón a la feria taurina de San Lorenzo 2013 que salir los tres rejoneadores por la puerta grande. Hermoso de Mendoza lo hizo cortando cuatro orejas, dos a cada toro, Diego Ventura se llevó tres trofeos y Andrés Romero dos. Otra buena noticia es que la plaza casi se llenó y que la empresa Albahaca&Plata ha demostrado que Huesca puede volver a ser otra vez una feria importante, con el apoyo de todos.

Pablo Hermoso de Mendoza: dos orejas y dos orejas; Diego Ventura: dos orejas y oreja y Andrés Romero: silencio y dos orejas. Se lidiaron toros de Hermanos Sampedro, con desigual juego y presentación.

Hermoso de Mendoza volvió a demostrar en Huesca que para él no hay tardes de transición y cada vez que sale al ruedo se entrega al máximo. En el primero, le costó conseguir la fijeza de un toro que colaboró en algunos momentos. Donde no llegaba la fuerza del astado llegó el saber estar de Pablo Hermoso que a lomos de Disparate, Machado, Pirata y Viriato dio un autentico recital toreando y metiéndose al público en el bolsillo. Al primero le cortó las dos orejas.

Al cuarto, un toro más parado y de menos condición, el rejoneador le colocó banderillas al quiebro con emoción y se lució de nuevo con piruetas con Napoleón, Van-Gogh, Viriato y Pirata y mucha transmisión en todo momento lo que le valió para cortar otras dos orejas.

Diego Ventura no quería ser menos y aprovechó al segundo toro que fue noble, aunque sin raza, para demostrar que puede estar al nivel de Pablo Hermoso de Mendoza. Se lució también encima de Remate, principalmente, con el que colocó un par a dos manos, además de tres rosas al violín para levantar todavía más al público. Mató con un buen rejonazo y se llevó las dos orejas.

En el quinto, tuvo más complicaciones ante un toro sin entrega. Fue emocionante ver los cites al toro de Nazarí con el que brilló Ventura para completar su faena con unas banderillas cortas que llegaron también al tendido. Al final se quedó con una oreja.

Completaba el cartel, Andrés Romero. El menos conocido de los tres y que salió con valor al albero, aunque no tuvo fortuna en los primeros lances que le hicieron estar algo más impreciso en sus acciones a lomos de Guajiero con el que se vieron los mejores destellos, si bien no se llevó trofeo con silencio en los tendidos a pesar del esfuerzo.

Y en el que cerró plaza se la jugó y quería salir a hombros con sus compañeros y lo consiguió después de una faena con brillo y donde demostró que es una firme promesa del arte del rejoneo. Lo recibió a portagayola con Perseo. Aunque el toro no tenía mucha fuerza para seguir al caballo, Romero no desistió y con Cantú, Guajiro y Bambú se metió a los tendidos en el bolsillo y consiguió dos orejas para abrir también la puerta grande.

Al final los tres abandonaron la plaza a hombros tras un festejo que cerraba la Feria Taurina de la Albahaca donde ha habido satisfacción general por todo lo vivido. Ahora hay tiempo para posarlo y ver las cosas buenas y malas y sobre todo pensar en que Huesca siga siendo un referente taurino con tardes como las que se han vivido esta semana.

Comentarios