El CDAN incorpora a sus fondos 5 tapices basados en obras de Beulas y Miralles

tapices CDAN Millares

El Centro de Arte y Naturaleza de Huesca CDAN ha incorporado a su colección cuatro tapices de Carles Delclaux (Sant Cugat del Vallès, 1951). Estas piezas, donadas por Beulas y creadas en los 80, están inspiradas en tres obras de Beulas y en una de Manuel Millares. Concretamente los tapices son ‘Rostolls cremats’ (1988); ‘Campos quemados’ (1989); y ‘Sin título’ (1988). ‘Figura 69. Arpillera’ (1969), también de Delclaux, está inspirado en la obra del mismo título de Manuel Millares.

Además de estos cuatro tapices, se ha entregado a la Fundación Beulas otro tapiz que ya fue donado en su momento por Beulas al Ayuntamiento de Huesca. Se trata de ‘Orla brava’ de Josep Royo (Barcelona, 1945).

Los tapices inspirados en la obra de Beulas muestran el paisaje monegrino mediante la técnica de simplificación y esquematización que utiliza el artista en sus obras. Según sus propias palabras pintar “paisaje es una forma de apropiarte del espacio”. Su técnica se basa en largas pinceladas y manchas expresionistas. Beulas ve como pocos estas colinas calcinadas, salpicadas de matojos, blancas de cal y de sol.

El tapiz inspirado en la obra de Manuel Millares es una obra en la que se utiliza la arpillera (pieza textil de estopa) como elemento fundamental de la composición. Pertenece a la última etapa caracterizada por utilizar superficies desgarradas, recosidas y perforadas, en la que la gama cromática se reduce al negro, blanco y rojo, colores distintivos del grupo El Paso.

En la obra de Royo se refleja la capacidad creativa y de técnica en las creaciones de sobretejidos y sacos, en las que el trabajo textil, de una gran riqueza de texturas, se combina con costes, rasgaduras, cosidos, zurcidos e integraciones de objetos diversos.

Todas estas piezas se suman al tapiz de los fondos del CDAN, ‘Tapis de la Creación’ de Delclaux, que en la actualidad se exhibe en el hall del museo. La idea de esta obra nace veinte años atrás cuando Miró firmó un contrato con la fábrica Aymat, de Sant Cugat del Vallés, para hacer las tres versiones del Tapiz de Tarragona. Royo y Delclaux estuvieron trabajando con Miró en este proyecto. Pero finalmente, la fábrica cerró y la obra no se realizó. Posteriormente, coincidiendo con el Año Miró, Carles Delclaux consideró oportuno hacerle un homenaje con esta obra. Se trata de un tapiz de 260 x 250 centímetros, realizado con más de 100 kilos de lana moaré. A principios de 2014 estos tapices se podrán ver expuestos en una muestra en el CDAN.

Comentarios