Vuelve el "pago a escote" para las verbenas del pueblo

Grañén Santiago fiestas

Ésta es una de las consecuencias más generalizadas en poblaciones de diverso tamaño del Alto Aragón para afrontar el presupuesto destinado a las fiestas patronales, que se han visto especialmente resentidos por la crisis. Los vecinos y ayuntamientos no están dispuestos a renunciar a unos días de fiesta y echan mano de la imaginación para organizar actos lo más austeros posibles.

La tónica de los últimos años desde que se iniciara la crisis económica ha sido la reducción de las partidas, rebajando hasta en un 15 y un 30% según los casos. Zaidín es un claro ejemplo de contención del gasto. Desde hace dos años se ha vuelto a lo que se hacía hace catorce y cada vecino aporta entre 20 y 25 euros según la edad. Su alcalde, Marco Ibarz, señala que es la única manera de seguir adelante con las fiestas, de no ser así, no sería posible.

En Robres, a pesar de ser un ayuntamiento saneado, acaban de celebrar sus fiestas patronales en honor a la Virgen de agosto y ha sido la edición más contenida. Se han eliminado gastos como el alquiler de una carpa que sumaba 6.000 euros y se ha reducido el número de jornadas festivas, tal y como explioa el alcalde, Antonio Luna.

Al contrario ocurre en Sariñena que por primera vez en años tendrá cinco días de fiesta en lugar de cuatro, atendiendo a la reivindicación de la Agrupación de Peñas y sector hostelero. Sin embargo, el número de actos previstos es muy similar y aunque sí que se han incluido actos taurinos en la programación, el presupuesto total previsto es similar al de otros años rondando los 48.000 euros.

En la capital ribagorzana, se aplicó un 15% de rebaja el año pasado, ascendiendo el presupuesto a 106.000 euros (de los cuáles 84.000 euros son por parte del ayuntamiento). En Graus las fiestas son de interés turístico nacional y la duración y sus fechas son inamovibles con actos muy tradicionales. Serán del 12 al 15 de septiembre.

Los grandes municipios también se aprietan el cinturón

En núcleos más grandes de la provincia como Barbastro, que inicia sus fiestas el día 4 de septiembre y se prolongan hasta el 8, ha reducido su presupuesto en un 30% en los últimos dos años. En este 2013 se van a destinar un total de 215.000 euros.

En Monzón las fiestas patronales se financian vía Patronato municipal con unos 120.000 euros, a lo que hay que sumar las aportaciones de empresas particulares, que en 2012 oscilaron sobre los 15.000 euros. El de San Mateo es un presupuesto consolidado que apenas ha sufrido variaciones en los últimos cinco años. De la programación destacan las actuaciones musicales de Soraya y Auryn con entrada gratuita en ambos casos.

Comentarios