El PSOE critica los baremos de Gobierno de Aragón para solicitar una vivienda social

El PSOE ha criticado que las actuaciones del Gobierno de Aragón están más próximas a la caridad o a la beneficencia” que a una auténtica política de vivienda. SE han pronunciado así tras el anuncio, esta semana, de la convocatoria de la DGA para poder solicitar una vivienda social de alquiler, cuyos requisitos son tan “duros y estrictos” como que para ser beneficiario de estas ayudas se deben percibir unos ingresos anuales por unidad de convivencia no superiores a la cantidad de 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir, “que una familia no llegue a los 900 euros al mes”.

“Nos parece muy bien que el Gobierno de Rudi se preocupe de los más necesitados con estas ayudas, pero nos parece insuficiente, porque con la política que están llevando a cabo en materia de vivienda lo que ocurrirá es que habrá más desahucios, más ciudadanos que no podrán pagar su alquiler y habrá más personas después que estarán excluidas y que tendrán que atender”, ha denunciado el PSOE, quien ha incidido en que sus actuaciones “están más bien dirigidas hacia dar limosnas que a lo que un gobierno democrático y serio debe hacer con la vivienda, que es defender un derecho de los ciudadanos y ayudar a todos aquellos que lo necesiten”.

En este sentido el PSOE ha vuelto a reclamar que las ayudas para una verdadera vivienda social de alquiler deben ser para ingresos por debajo de 3,5 del IMPREM y ampliar así el número de personas que puedan acceder a ellas, porque son muchas familias aragonesas las que en estos momentos las necesitan.

Además, ha criticado que “no es de recibo que para ese sector de la población, unas ayudas que deben de recibir mes a mes y que necesitan para poder pagar el alquiler, se hayan llegado a retrasar en torno a tres meses, como el propio Gobierno de la señora Rudi ha reconocido a preguntas del Grupo Socialista por escrito”.

José Ramón Ibáñez, portavoz del PSOE, también ha lamentado que los recortes para vivienda se han ido ampliando, hasta alcanzar en este ejercicio presupuestario 16,8 millones de euros menos que en 2012 y que el Gobierno de Rudi “ha decidido abandonar totalmente el tema de construcción de vivienda para régimen de venta en propiedad o para alquiler, ha abandonado la rehabilitación aislada a pesar de la importancia que debería tener en estos momentos en esta situación de crisis y que dinamizaría la construcción en el medio rural, por ejemplo, y ha reducido todos sus esfuerzos a lo que llaman vivienda social”.

Por último, el portavoz socialista en la Comisión de Obras Públicas ha lamentado también la “inacción” del Gobierno de Rudi ante el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbanas 2013-2016. “No están haciendo nada: no se sabe cuáles son sus criterios, su planificación, ni las actuaciones y el presupuesto destinado a las mismas”, ha concluido.

Comentarios