La recuperación del tapiz de Roda, ejemplo de cooperación entre países

Tapiz Roda Isabena

En noviembre del año pasado se localizó, en Estados Unidos, el tapiz de Roda de Isábena, que robó Erik el Belga en el año 1.979. Cinco meses después la obra de arte pisaba, nuevamente, suelo español. En la actualidad, el tapiz, dedicado a la Virgen y San Vicente, continúa en el Instituto de Patrimonio Cultural de España donde los expertos están siendo los encargados de tratar el estado de conservación del mismo.

El hallazgo del tapiz de Roda, a finales de 2012, es el ejemplo, de la importancia de la colaboración, entre países, para recuperar el patrimonio robado. Muchos de los delincuentes que actúan en España, venden las piezas a países vecinos, de ahí la estrecha relación con Portugal, Francia o Italia pero también con otros países más lejanos, como Estados Unidos. Precisamente, gracias a la información aportada por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil a la fiscalía americana y al cuerpo policíaL de fronteras, se pudo localizar el tapiz de Roda.

El tapiz, dedicado a la Virgen y San Vicente, fue robado la noche del 6 al 7 de diciembre de 1979 de la antigua catedral de Roda de Isábena. Se trata de un tapiz de 124 cm. de alto por 268 cm. de largo, tramado con hilos de lana y seda de diferentes colores sobre urdimbre de lana sin tintar. Por sus características fue realizado en el primer cuarto del siglo XVI en los Países Bajos meridionales.

Originalmente fue confeccionado y utilizado como frontal de altar pero en el momento de su sustracción se encontraba expuesto en el museo de la antigua catedral. Se trata de un “tapiz-retablo” que evoca un tríptico. En la parte central se sitúa la Virgen con el Niño en su regazo frente a San Vicente, mientras que en la de la derecha se observa al obispo San Valero y en la de la izquierda el obispo San Ramón.

Comentarios