San Lorenzo del Flumen celebraba este sábado los actos centrales por su 50 aniversario

san lorenzo de flumen

San Lorenzo del Flumen celebraba este sábado los actos centrales del 50 aniversario de su fundación. El Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, compartía con los vecinos este día festivo que se ha convertido en un multitudinario homenaje a las primeras familias con las que se empezó a escribir, el día 11 de septiembre de 1963, la historia de esta población monegrina, uno de los quincepueblos de colonización de la provincia de Huesca.

Para celebrarlo, ha brotado vino de la fuente que ha inaugurado Antonio Cosculluela, junto al alcalde pedáneo, Armando Sanjuán, y Daniel Périz, primer edil de Lalueza -municipio al que pertenece San Lorenzo-, como una forma de reconocer públicamente el duro trabajo realizado por la primera generación de colonos. Este nuevo espacio se ubica en el mismo emplazamiento, en la parte de alta de la población, donde estaba una fuente de la que las familias acarreaban el agua décadas atrás.

A este respecto se refería el Presidente, al destacar el “tesón” y “esfuerzo” que supuso para los nuevos colonos adaptarse a una situación compleja donde todo estaba por hacer, “no es fácil para personas que vienen de distintos lugares, empezar a construir algo nuevo y a convivir entre ellos”. Sin embargo, tal como ha ensalzado Antonio Cosculluela: “con las ganas de emprender una nueva vida hubo gente joven que crearon y desarrollaron un pueblo, y llevan 50 años de convivencia”, algo que con estos actos se consigue “dejar plasmado ese momento histórico que vivieron aquellos colonos al instalarse”, ha señalado.

Armando Sanjuán es el alcalde pedáneo de San Lorenzo del Flumen, y en este sentido, ha señalado que, para él, “ha sido emocionante reunir a la gente para recordar juntos vivencias pasadas”, y ha adelantado “que no vamos a descansar porque nos comprometimos a que se les quedara grabada en la memoria esta conmemoración”, y seguirán con otras actividades hasta final de año cuando tienen prevista la publicación de un libro.

“Fueron valientes, llegaron con muchas expectativas… Han sido unos grandes luchadores”, ha resaltado el edil de San Lorenzo del Flumen, en referencia a la primera veintena de familias y a las que llegaron unos cuatro años más tarde con la ampliación de San Lorenzo. También ha agradecido la colaboración que siempre hay entre los vecinos, especialmente en este caso de los integrantes de la comisión del 50º aniversario y de la asociación de amas de casa.

Las calles de San Lorenzo del Flumen se han llenado este sábado con todos ellos, y en el salón social, donde en las paredes se pueden ver las más de novecientas fotos recogidas entre todos los vecinos, los primeros colonos han recibido los diplomas conmemorativos de manos de Antonio Cosculluela, Daniel Périz y Armando Sanjuán, donde también se ha dado cita el resto de la corporación municipal, alcaldes de municipios vecinos, mayorales y colonos de otros pueblos, el responsable de Obras y Cooperación de la DPH, y diputados.

De forma pareja a la ley de grandes regadíos, se produjo el fenómeno de la colonización en zonas estepareas o con déficits poblacionales con la que en España se crearon más de 300 nuevas poblaciones y 32 en Aragón. Cada colono recibía un lote: una media de 12 hectáreas, una vaca y una yegua para dedicarse a la ganadería y poder mantener durante los primeros años a la familia. Antonio Cosculluela lo considera un hecho de gran importancia económica, territorial y sociológica, que en la provincia de Huesca tiene el único centro de España dedicado a analizar y estudiar la colonización en Sodeto. “En esta provincia sabemos de la importancia de defender el agua y del regadío para la supervivencia”, ha dicho también Cosculluela, quien ha animado a los ahora alrededor de 400 vecinos de San Lorenzo del Flumen a “seguir luchando y trabajando en el medio rural”, porque “hay que hacer pueblo día a día” y “nosotros también seguiremos trabajando en función de lo que quieren los municipios, de lo que piden los vecinos”.

Una fuente para reconocer el trabajo de los colonos La fuente, diseñada por el escultor y vecino de la localidad Pedro Anía, es una obra de cantería de ocho metros de altura y está realizada en piedra del Pirineo, de forma que desde San Lorenzo del Flumen se hace un “guiño” al origen de los primeros habitantes, procedentes en su mayoría del valle de La Solana, además de llegar de la zona de la Ribera del Ebro, el Moncayo y de otras comunidades limítrofes. Para Sanjuán, “este acto es el más especial de todos porque es un reconocimiento a los vecinos, a los colonos, a todos los que han estado haciendo que el pueblo se cree. Si no fuera por su llegada estos núcleos no hubieran tenido vida, y resalta la lucha que tuvieron en esos momentos fueron momentos difícil los primeros años no fueros fáciles.

Esta fuente cuenta con dos caños y un relieve donde se representa a un joven que recoge agua de la fuente con un carretillo. Al fondo, aparece también tallado el Castillo Cuadrado, que puede verse desde la fuente y constituye uno de los espacios más queridos de la localidad. El agua que caerá de la fuente se recoge en dos cántaras originales de la época, tal como se hacía en los primeros años de existencia del pueblo.

Comentarios