Desaparece el vuelo sin motor en Huesca tras tener que abandonar el Aeroclub Nimbus el aeropuerto

Nimbus vuelo a vela

El Aeroclub Nimbus abandona el aeropuerto Huesca-Pirineos, y el aeropuerto oscense pierde su actividad histórica, el vuelo sin motor, que llevaba casi 100 años de actividad en la zona. A partir de ahora trasladan su base al aeródromo de Santa Cilia en Jaca.

Los representantes de la asociación oscense afirman que según el nuevo “Procedimiento para la operación en las zonas de Aviación General” realizado por la directora de la instalación, el uso de la pista deportiva del aeropuerto ha quedado restringido en el sentido de prohibir la operación de aeronaves con patín de cola, así como cualquier actividad con aeronaves de Escuela. El citado procedimiento también prohíbe formalmente la operación simultánea en ambas pistas del aeropuerto. Están muy dolidos porque consideran que no se van ellos, que les echan desde la dirección del aeropuerto.

Según manifiestan los representantes del aeroclub Nimbus esta es la puntilla definitiva a su actividad, ya que los planeadores son todos aeronaves de patín de cola (se entiende como aeronaves de patín de cola aquellas que se apoyan sobre un patín o pequeña rueda en la parte posterior del fuselaje) y su actividad fundamental es la formación básica de pilotos. Estas mismas fuentes consideran además que con este nuevo procedimiento no solo se impide la continuación de la actividad que dio origen al aeropuerto, sino que además, aparecen inconvenientes adicionales para la posible implantación de las empresas de formación de pilotos que anunciaba el Consejero de Transportes del Gobierno de Aragón.

Desde el Nimbus se considera que esta nueva vuelta de tuerca hacia la actividad deportiva responde al hecho de que dicha pista tiene una serie de errores reconocidos por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que se pusieron de manifiesto en un informe técnico de noviembre del año 2009 y que el gestor aeroportuario nunca resolvió. Debido a estas deficiencias, la pista deportiva no ha podido ser certificada y como consecuencia de ello el aeropuerto no ha tenido más remedio que limitar sus capacidades. Consideran que la persecución la llevan sufriendo por parte de Aena desde el año 2001.

Este nuevo hecho se une a la divulgación de la investigación de las incidencias sucedidas en el aeropuerto el pasado 2 de marzo cuando una aeronave sin motor se vio obligada a aterrizar en la pista deportiva en el mismo momento que un avión realizaba la misma maniobra en la pista principal de la instalación oscense. En esta investigación se concluyó como factor contribuyente que la operativa del Vuelo sin Motor en el aeropuerto “genera situaciones de estrés que pueden afectar a la seguridad de las aeronaves, por olvidos y/o errores en la transmisión de información a las aeronaves”.

A la vista de todo lo anterior, que según afirman las fuentes consultadas se une a la continua persecución de la dirección del aeropuerto, los horarios operativos, los costes de operación, el detrimento de las condiciones de seguridad, la supeditación de la actividad deportiva al resto de las actividades (existan o no), el Aeroclub Nimbus ha tomado la decisión de trasladar su base al aeródromo de Santa Cilia de Jaca poniendo con ello fin a los 75 años de historia del antiguo aeródromo de Monflorite.

Comentarios