UGT denuncia la precarización de los trabajadores de limpieza por la privatización del servicio

Rosa Serrano José María Allué

Desde UGT se califica la actuación del Ayuntamiento de Huesca con la privatización del servicio de limpieza Viaria como una maniobra de desvío de dinero público. El empeoramiento de las condiciones laborales es “penoso”, según se ha indicado desde el sindicato, que señala que la negociación de un convenio digno depende de la disposición del empresario de FCC.   Los trabajadores de este servicio pasan a cobrar unos 600 euros mensuales, lo que supone una pérdida para cada empleado de casi el 50% de su salario; al año, 11.170 euros menos, con respecto a las condiciones que contemplaba el servicio que anteriormente se gestionaba desde el Ayuntamiento. UGT critica la postura del Ayuntamiento de Huesca con la adjudicación del servicio a FCC en junio por cuatro años con un presupuesto de 2’7 millones de euros, con el propósito de que, tras ese periodo, la empresa asuma el 100% del servicio.    El sindicato exige que se respeten los derechos de los trabajadores afectados y cree que la solución a que la necesidad de renovar las máquinas y material para el servicio estaba en un camino intermedio, en lugar de la privatización. UGT sospecha que detrás de este acuerdo entre el Consistorio y la empresa tiene que haber “algún tipo de favor” que se traduciría en “corruptela política”.   El servicio que presta la empresa FCC contempla mayores salarios en Jaca o en Zaragoza que el que va a desempeñar en Huesca, porque en esas localidades la empresa firmó convenios propios en lugar de regirse por el aprobado a nivel nacional.

Comentarios