Huesca fue la provincia menos inflacionista de Aragón en agosto con un 1,2%

carro compra precios supermercado

Huesca fue la provincia de Aragón menos inflacionista de Aragón en el mes de agosto con un 1,2% anual. De acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de inflación continuaba en agosto la tendencia a la moderación iniciada el mes previo, situándose en el 1,4% anual en Aragón y en el 1,5% en el conjunto de España, en ambos casos tres décimas por debajo del registro del mes anterior. Esta desaceleración viene motivada por unas alzas de los combustibles menores que las sufridas un año antes, así como unas rebajas de verano de mayor intensidad en comparación con 2012. Por provincias aragonesas, Zaragoza era la más inflacionista en agosto con un 1,5% anual, mientras que Teruel registró un 1,4% anual.

Por comparación con el mes precedente, los precios experimentaron un aumento de cuatro décimas en Aragón y de tres décimas en el conjunto del país. Este incremento fue consecuencia, fundamentalmente, de la tradicional temporada alta estival, con aumentos mensuales de precios del 1,2% en ocio y cultura, de la mano de los viajes organizados, y del 0,6% en hoteles, cafés y restaurantes. También subieron los precios relacionados con la energía, debido a las alzas del petróleo y de la electricidad, lo que se reflejaba en los grupos de consumo de vivienda (0,9% mensual) y transporte (0,3% mensual). Alimentos y bebidas no alcohólicas sufrió asimismo un aumento del 0,7% mensual en sus precios, mientras el incremento fue de tres décimas en bebidas alcohólicas y tabaco y de una sola décima en otros bienes y servicios.

Estas subidas se vieron parcialmente compensadas por una variación mensual nula de precios en tres grupos de consumo (medicina, comunicaciones y enseñanza), mientras la continuación de las rebajas de verano se tradujo en descensos mensuales de precios de dos décimas en menaje y de un punto porcentual en vestido y calzado.

En términos interanuales, se mantenía en agosto el mismo ranking en los cuatro grupos de consumo más inflacionistas en Aragón. La primera posición seguía ocupada por bebidas alcohólicas y tabaco, con una tasa del 5,9% anual, tras acumular en los últimos meses varias subidas de precios e impuestos. En segunda posición se situaban de nuevo alimentos y bebidas no alcohólicas (5,2% anual), seguido por la enseñanza (4,5% anual), que acusa de nuevo el efecto escalón de la subida de precios de la enseñanza superior que tuvo lugar al inicio del curso académico 2012-2013. El cuarto lugar era ocupado de nuevo por la medicina, con una tasa del 3,8% anual.

A mayor distancia y con tasas anuales de inflación mucho más moderadas, se encontraban en agosto en Aragón los grupos de consumo de otros bienes y servicios (2,6% anual), ocio y cultura (1,4% anual), menaje (1,1%) y hoteles, cafés y restaurantes (0,5% anual).

En los cuatro grupos de consumo restantes se observaban en agosto tasas negativas de inflación. Se trata de vestido y calzado (-0,2% anual), transporte (-0,6% anual), vivienda (-0,8% anual) y comunicaciones (-3,5% anual).

Por su parte, en la Eurozona la tasa de inflación también desaceleraba tres décimas en agosto situándose en el 1,3% anual, por lo que los diferenciales desfavorables se mantuvieron en una décima para Aragón y dos décimas para el promedio nacional.

La inflación subyacente, que es aquella que excluye de su cálculo los alimentos no elaborados y los productos energéticos, desaceleraba una décima en agosto en Aragón para situarse en el 1,5% anual, mientras en el promedio de España quedaba en el 1,6%, una décima también por debajo del registro del mes anterior. Por su parte, en el conjunto de la eurozona la inflación subyacente en julio (último dato conocido) se mantenía en el 1,3% anual por tercer mes consecutivo, de modo que el diferencial desfavorable en materia de inflación subyacente continuaba su tendencia a la reducción.

En su última reunión, celebrada el pasado jueves 5 de septiembre, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo decidió, como se esperaba, mantener el tipo de interés de referencia en el 0,5%, su nivel mínimo histórico desde la creación del euro tras la bajada de cuarto de punto acordada en mayo. En la correspondiente nota de prensa la entidad volvió a insistir en que “los tipos de interés oficiales” se mantendrán “en los niveles actuales o inferiores durante un período de tiempo prolongado”, reafirmando una vez más el compromiso de la entidad con una política monetaria acomodaticia de apoyo al crecimiento de la economía en la eurozona.

El BCE espera que las presiones sobre los precios en la eurozona sigan siendo contenidas en el medio plazo, de modo que las expectativas de inflación continúan firmemente ancladas en línea con el objetivo de mantener la tasa de inflación en niveles inferiores, aunque próximos, al 2% a medio plazo. Los riesgos para estas perspectivas siguen estando, en general, equilibrados a juicio del BCE, al alza en relación con un aumento de los precios administrados e impuestos indirectos mayor de lo esperado, así como una subida de los precios de las materias primas, y a la baja en relación con una debilidad de la actividad económica superior a la prevista.

Comentarios