Las comunidades de regantes del pantano de la Peña celebran su centenario

Dos comunidades de regantes, la de Rabal y la de Urdán, celebraban el centenario del pantano de la Peña con un acto junto al embalse. En él, el sindicato de regantes quería poner en valor lo que supuso para las zonas regadas esta infraestructura. A pesar de ocupar territorio altoaragonés, sus aguas sólo llegan a tierras zaragozanas.

El pantano de la Peña se inauguró el 24 de julio de 1913. Es el segundo más antiguo de Aragón, y su construcción fue impulsada por los propietarios agrícolas de los términos de Urdán y Rabal en Zaragoza. Sus herederos recuerdan el importante desarrollo económico que supuso para la zona. Para la construcción del pantano se barajaron dos posibilidades: una, más ambiciosa, que hubiera supuesto poder aprovechar sus aguas para la provincia de Huesca, y otra más modesta, que es la que finalmente se ejecutó, para regar la provincia de Zaragoza.

Como ocurre en muchos de estos casos, los beneficios se quedan en un lado y las contraprestaciones se quedaron en otro. Los habitantes de la zona del pantano no están conformes con su uso, ya que aseguran que genera molestias y ningún beneficio. Se emplea básicamente para riego, aunque de él se aprovechan también las empresas de rafting que operan en Murillo de Gállego.El sindicato Riegos del pantano de la Peña ha querido conmemorar el centenario de este embalse con varios actos. La mañana comenzaba con una celebración religiosa oficiada por el obispo de la Diócesis de Jaca, Julián Ruiz Martorell, en la ermita de la Virgen del Puente de La Peña. Tras ello se descubría un monolito conmemorativo del centenario, una vagoneta restaurada que fue utilizada en las obras de construcción del embalse, realizadas entre 1903 y 1913. También visitas guiadas o la presentación del libro "El Siglo de La Peña. Historia de un pantano centenario en el río Gállego", de Javier Lafuente y Jacob Gragera, en el restaurante Venta del Sotón.

A los actos acudían el Delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, la Subdelegada provincial, María Teresa Lacruz, el presidente de la Diputación Provincial, Antonio Cosculluela, o el presidente de la Comarca de la Hoya, Fernando Lafuente.

El Pantano de la Peña se inauguró en julio de 1913 después de diez años de obras, que fueron dirigidas por el ingeniero Severino Bello. Una obra hidráulica que se distinguió por el uso de técnicas y materiales innovadores como las ataguías de contención y del hormigón armado. El resultado: un embalse adelantado a su tiempo y perfectamente adaptado al entorno del valle en el que se encuentra. Hoy es el segundo más antiguo de Aragón, detrás del embalse de Arguís.

Comentarios