Bailo vivió una gran jornada de público y buen ambiente este sábado con el Santo Grial

bailo grial

Bailo ha vivido una gran fiesta para recibir nuevamente al Santo Grial, en el acto de recreación de la llegada del Santo Cáliz a Bailo en el siglo XI, donde estuvo custodiado varias décadas. Cientos de personas se han dado cita en la localidad jacetana para rememorar este episodio histórico. Una comitiva de más de de 60 personajes de la época medieval, encarnados en su mayoría por vecinos de Bailo, han acompañado al rey Sancho III en su entrada a Bailo. Una misa solemne, una comida popular con casi 400 personas y una serie de actividades lúdicas de carácter medieval han completado una intensa jornada. Las jornadas han sido organizadas por la asociación ACURBA de Bailo, con la colaboración de Gobierno de Aragón, Adecuara, Comarca de la Jacetania, Ayuntamiento de Bailo, Diócesis de Jaca y la Hermandad del Primer Viernes de Mayo.

Las calles de Bailo han vestido sus mejores galas, con motivos medievales que podían percibirse hasta en la torre de la Iglesia. Desde primera hora de la mañana, los vecinos y visitantes han invadido las calles, vestidos en su mayoría con atuendo medieval. Tras el anuncio de los juglares, al mediodía entraba la comitiva presidida por el rey Sancho III de Navarra. Más de sesenta personas, entre ellos personajes históricos como el infante Ramiro I, futuro primer rey de Aragón, algunas de las familias aristócratas de todos los condados de Cataluña y el sur de Francia, junto con los tenientes y miembros de la confraternidad del Bailés, que en aquellos años gestionaban los pueblos de la zona. El cortejo lo cerraba la Hermandad de Caballeros de San Juan de la Peña, que en 1959 hizo peregrinar por Aragón el Grial original, conservado en Valencia.

Después de un recibimiento multitudinario en la plaza Mayor, la comitiva ha recorrido las principales calles de Bailo para llegar a la plaza. Allí, el Rey se ha dirigido al pueblo para anunciar la llegada del Santo Grial, portado por en peana por cuatro emisarios. Desde allí, se ha dirigido a la Iglesia parroquial, donde ha sido entregado a las autoridades eclesiásticas. Una misa oficiada por el arcipreste D. Miguel Lafuente, con el maestro Jesús Lizalde al órgano, ha puesto el punto final a una intensa mañana.

La jornada se ha completado con una comida popular en la pista polideportiva. Cerca de 400 personas han podido disfrutar de las migas de pan de Bailo y cordero asado, acompañado de embutidos locales. Las sorpresas no han acabado allí, porque la joven bailarina jaquesa Irene Jarne ha obsequiado a los comensales con varias coreografías medievales preparadas para la ocasión, precedida por seis jóvenes bailarinas de Bailo. Por último, la asociación ACURBA, obsequiaba a las profesoras jaquesas Rosa Capdevila y Nati Castán por su enorme trabajo desinteresado en labores de documentación y organización del desfile, así como en la preparación de la coreografías y sendas aucas realizadas a mano e interpretadas por un vecino de Bailo.

El día se ha completado con exhibiciones de cetrería, tiro con arco y animación callejera a cargo de la empresa sevillana “Las Brujas Eventos”, que también ha colaborado en el desfile y el adorno de las calles. Pero los actos continúan este domingo, con más actividades de animación callejera y la magia de Loren Betrán (17:30) para poner el punto final a las jornadas. Previamente, a las 12:00, la biblioteca municipal acogerá una charla coloquio con el presidente de la comarca de la Jacetania, José María Abarca, las concejales de turismo de Huesca y Jaca, Ana Acín y María Jesús Abad, y el gerente de TU Huesca, Fernando Blasco.

Comentarios