La nueva despensa solidaria de Cáritas ayudará a unas 800 personas

Desde 2007 hasta 2012 el aumento en las demandas de alimentación y productos de primera necesidad a Cáritas Diocesana de Huesca ha alcanzado un 1700%. “No se llegaba a todo”, aseguran. Ante esta necesidad, la entidad ha puesto en marcha la “Despensa solidaria San Francisco Javier”, que por ahora va a atender a más de 80 familias, pero que espera llegar a las 200.

Este martes acudirán las primeras familias, que podrán volver cada 15 días para recoger alimentos de primera necesidad. También hay productos perecederos como frutas, verduras, carnes o pescado congelado. Huesca ya cuenta con la despensa solidaria de las Conferencias San Vicente de Paúl, pero la realidad hace que esto no sea suficiente.

La directora de Cáritas en Huesca, Pilar Polo, señalaba un problema, el de la periodicidad de los alimentos que manda la Comisión Europea al Banco de Alimentos. Se hace sólo tres veces al año, así que necesitan otras vías. El Banco de Alimentos da suministro a esta despensa, pero Cáritas también recibirá alimentos de las parroquias y recogerá donaciones particulares los lunes y miércoles por la mañana. El obispo bendecía este espacio como un ejemplo de solidaridad cristiana.

Para que la ayuda llegue a quienes más lo necesitan, Cáritas estudiará cada caso particular y lo revisará periódicamente. Sólo quienes hayan pasado por el programa de Acogida podrán acceder a la ayuda.

En la despensa trabajan 20 voluntarios.

NECESIDAD DE COORDINACIÓN ENTRE LAS DIFERENTES DESPENSAS

Con la proliferación de la necesidad, también proliferan las respuestas. Además de las Conferencias de San Vicente de Paúl y la recién inaugurada Despensa solidaria San Francisco Javier” de Cáritas, Cruz Blanca pronto va a poner en marcha un economato con alimentos y otros productos. Sus responsables asistían a la inauguración de Cáritas, y en ese espacio, algunos párrocos han pedido coordinación para gestionar las donaciones de los fieles y que no se dé una imagen de desunión.

¿Y LOS MENDIGOS?

También en este encuentro, uno de los voluntarios que trabajan en las parroquias ha preguntado cómo actuar con los mendigos que se instalan en las escaleras de las iglesias. En ocasiones son situaciones de mucha necesidad, pero no todas, apuntaba, y preguntaba si les pueden aconsejar acudir a esta nueva despensa. Pilar Polo reconocía la dificultad de estos casos, que en ocasiones no aceptan la ayuda de Cáritas, aseguraba. Jaime Esparrach reflexionaba diciendo que “todo el mundo que pide es porque necesita algo, pero eso no significa que lo que necesite sea una limosna.” Por ello, su consejo era recomendar a esa persona que acuda a Cáritas, donde estudiarán su situación y tienen herramientas de ayuda.

Comentarios