Promoción educativa y protección del alumnado aragonés con el Plan Impulso

Garantizar la igualdad de oportunidades para los alumnos aragoneses con independencia de las condiciones socioeconómicas de sus familias. Ese es el objetivo del programa de promoción educativa y protección social que ha puesto en marcha el Gobierno de Aragón a través del Plan Impulso.

La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte, Dolores Serrat ha explicado que su departamento va a destinar 3 millones de euros para que los centros educativos aragoneses sostenidos con fondos públicos desarrollen a lo largo de este curso diferentes actuaciones encaminadas a mejorar el rendimiento escolar de sus alumnos y garantizar el acceso a servicios educativos complementarios.

En una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por el director general de Política Educativa, Manuel Magdaleno, Serrat ha dado a conocer que los centros van a recibir una dotación económica extraordinaria, que será mayor en aquellos casos en los que el colegio o instituto escolarice a alumnos con mayores dificultades socioeconómicas. La partida que recibirá cada uno se ha establecido mediante una fórmula matemática ponderada en la que se ha tenido en cuenta no sólo el número de alumnos sino también, y de forma especial, su situación socioeconómica y si se trata de un centro del ámbito rural.

Cada colegio o instituto, en el marco de su autonomía de gestión y de acuerdo con las necesidades de su alumnado y su contexto socioeconómico, determinará las actuaciones a realizar. Éstas deberán ser de dos tipos: Se trata de actividades de refuerzo educativo, de acompañamiento escolar, de enriquecimiento y profundización curricular o de prevención del absentismo escolar. Se podrán desarrollar tanto en horario lectivo como con carácter extraescolar y de ellas se podrá beneficiar todo tipo de alumnado, independientemente de su rendimiento escolar.

Lo que se persigue con estas actuaciones es mejorar la atención a los alumnos, reforzando su formación y previniendo los riesgos de exclusión social. Estas actuaciones van encaminadas a facilitar que todo el alumnado del centro pueda participar en las actividades o servicios educativos que se desarrollen durante el curso con independencia de la situación de su familia. Así, con cargo a esta partida, el colegio podrá asumir el coste de programas extraescolares, actividades complementarias u otros servicios como el comedor o la guardería-ludoteca, así como adquirir material escolar o curricular.

Los centros dispondrán hasta finales de este mes para formalizar la aceptación de la partida económica y a partir de ese momento se tramitarán las aportaciones extraordinarias.

Comentarios